CincoSentidos

Máster en empresas para futbolistas que cuelgan las botas

Las Cámaras de Comercio y los clubes forman a deportistas para favorecer su integración en el mercado laboral.

La vida de un deportista es corta, y muchos de ellos no ganan lo suficiente para despreocuparse del futuro. No están preparados para el mercado laboral ni para invertir lo ganado. Pocos se convierten en magnates inmobiliarios, como el ex futbolista Valery Karpin, o vuelven a su club después de una experiencia en la banca de inversión, como el ex baloncestista del Real Madrid Antonio Martín. Pero no hace falta llegar a tanto; una tienda de deporte o una inversión sensata pueden bastar.

El Atlético de Madrid y la Fundación Incyde de las Cámaras de Comercio trata de remediar este problema y formar económicamente a deportistas en activo y retirados mediante un curso de creación de empresas financiado por el Fondo Social Europeo. 'Llevábamos cinco años detrás de esta idea', explica Nicolás Henríquez, director general de la Fundación. 'Conocí dos futbolistas en la más absoluta miseria y se me quedó grabado', recuerda, y destaca que el fútbol es un deporte especialmente proclive a crear juguetes rotos, porque muchos de los que se dedican a él provienen de clases bajas y no están acostumbrados a manejar dinero. 'Otros son más de élite, como el hockey sobre hierba. Aunque se gane menos, hay muy poca gente que se dedique a ellos en exclusiva', explica.

Las escuelas deportivas suelen prevenir estas situaciones estimulando el estudio entre cadetes y juveniles. 'Si no estudian no juegan', advierte Quique Estebaranz, director de las categorías inferiores del Atlético. 'Casi ninguno va a triunfar, deben prepararse para el futuro'. Estebaranz se formó en la cantera del Atlético aunque es más conocido por su etapa en el Tenerife. Como muchos otros ex deportistas ha vuelto a casa; su club tiene en plantilla también a otros ilustres como Adelardo, Pantic, Futre y Clemente Villaverde. 'No podemos dar cabida a todos', explica el director de Marketing del Atlético, Emilio Gutiérrez, y el curso es una manera de potenciar que cada jugador tome las riendas de su vida.

Muchos no han seguido ese camino, y cuando triunfan apenas tienen tiempo para estudiar. Por eso, cursos como el de Incyde se hacen a la medida, con una o dos horas semanales de sesiones individuales, con expertos en temas jurídicos, financieros y de otros tipos. También habrá algunas sesiones conjuntas en grupos de 15. Y en dos meses o dos meses y medio ya tendrán listo un plan de empresa, o al menos podrán entenderse con el administrador de sus inversiones.

La Fundación Adecco tiene un programa de integración laboral para ex deportistas en el que colaboran económicamente las instituciones públicas, entre ellas el Comité Olímpico Español. 'El número de alumnos varía cada año', señala Samuel Trives, responsable del programa. 'Este año han sido 48, el anterior 70... seguramente después de los Juegos Olímpicos de 2008 suba, porque muchos deportistas se retiran coincidiendo con ciclos olímpicos', adelanta. El curso consta de un seminario de 16 horas impartido por el ex jugador de baloncesto José Luis Joe Llorente y de una entrevista individual el jugador diseña un plan de carrera. Si sus aspiraciones son realistas, 'encuentra trabajo en unos cuatro o cinco meses', gracias a la red de contactos de Adecco.

Incyde tampoco dejará solos a los deportistas que hagan su curso. 'Entrarán en la red de las Cámaras de Comercio', aclara Henríquez. 'Les ayudaremos a prevenir los problemas que puedan surgirles'. El Atlético planea por su parte crear un Club de Negocios para implicar a las empresas en los cursos, que aún no están perfilados, a medida que se incorporen alumnos, y se impartirá en el Centro de Estudios e Investigación del Atlético. 'La idea es extenderlo a toda España', adelanta Henríquez. 'La Cámara de Comercio de Valencia se ha interesado, a ver si cuaja con el club de fútbol'.

De deportista de élite a promotor inmobiliario

Hay casos para todos los gustos. Desde quienes se dedican a dar charlas que relacionan la actividad deportiva con la gestión empresarial, como Jorge Valdano, Zubizarreta y otros integrantes de Make A Team, hasta quienes directamente llevan una sociedad de inversión, como Aitor Zárate, jugador de baloncesto en el Tau Vitoria y que ahora dirige FH Inversiones. Ferrán Martínez, campeón de Europa con el Barcelona de baloncesto, asesora a sus colegas a través de una unidad de negocio específica de banca privada de Banco Sabadell.

'A la mayoría les gusta seguir relacionados con el deporte, explica Samuel Trives, de la Fundación Adecco. 'Pero tienen que ser realistas, para ser fisioterapeuta o gestor hay que estar formado'. El caso de Karpin, ex del Celta y la Real Sociedad, es excepcional. Promotor inmobiliario en Galicia, también tiene un equipo ciclista y hasta una marca de lencería.

Quique Estebaranz, ex jugador del Atlético de Madrid, del Tenerife y del Barcelona, no perdió la cabeza. 'Siempre lo he tenido muy claro, supe administrarme y aposté por la inversión inmobiliaria, me ha ido muy bien'. Pero reconoce que hay casos para todos los gustos, para bien y para mal. 'Un deportista de élite siempre se piensa que va a durar toda la vida', señala.