Fiscalidad

Hacienda autoriza a las empresas a mantener los vales de comida

Hacienda confirmó ayer que los vales de comida que entregan las empresas a sus trabajadores son legales y cumplen con los requisitos del nuevo IRPF que se aprobó el pasado mes de marzo. Además, Hacienda aclara que la responsabilidad del uso incorrecto de los cheques recae, en exclusiva, sobre el trabajador.

Los vales de comida seguirán proliferando en los restaurantes españoles. Al menos, esto se desprende de la respuesta que dio Hacienda a una consulta vinculante de la Asociación Emisora de Vales de Comida (AEVC). En ella, la Dirección General de Tributos confirma que los cheques actuales cumplen los requisitos del nuevo IRPF.

El decreto de marzo del Gobierno recoge de forma explícita -antes se sobrentendía- que los tiques de restaurantes son intransferibles y no acumulables. Además, esta ley también precisa que los vales estén numerados, expedidos de forma nominativa y que figure la empresa emisora y su importe nominal, algo que los cheques actuales ya incluyen, según AEVC. 'No existe ningún cambio sustancial y los vales actuales ya se adecuan a la normativa', explicó Angelines Basagoiti, presidenta de esta asociación. Cumplir estos requisitos es responsabilidad de la empresa.

Si bien, AEVC, que aglutina a las empresas Sodexhopass, Accorservices y Chequegourmet, acudió al Ministerio de Hacienda ante las voces que defendían que los cheques de comida no entraban dentro de la legalidad. En este sentido, las empresas que emiten tarjetas de crédito en sustitución de los cheques menú defendían su fórmula como la mejor para atajar el uso incorrecto de los vales de comida y asegurar que se utilizaban en los días y horarios adecuados.

Las prácticas habituales y contrarias a la ley suelen ser acumular tiques y gastarlos fuera del horario laboral, cambiarlos por dinero o comprar con ellos. Y la responsabilidad de su cumplimiento recaerá, según la respuesta de la Dirección General de Tributos, en el trabajador y no en el empresario.

La ley pretende evitar subidas de sueldo encubiertas a través de los vales de comida, que están exentos de tributar si no pasan de nueve euros. Lo que aún no queda claro es cómo la Administración controlará que el trabajador no haga un uso incorrecto de los cheques o de las tarjetas. De hecho, se han producido casos esperpénticos, como un caso de un trabajador que intentó pagar la comunión de su hijo con vales de comida de su empresa, explicó un restaurador.

Con todo, Basagoiti defiende que los estudios que han realizado demuestran que la mayoría de cheques se gastan en restaurantes cercanos al centro de trabajo.