Tipos de interés

Bajada del tipo interbancario pese a que el BCE retira liquidez

El mercado interbancario arrancó el año con caídas en el tipo de interés, en línea con la tendencia de las últimas semanas de 2007. Tanto el euríbor como el líbor -mercado de Londres- arrancaron el año con descensos pese a que el BCE retiró del mercado interbancario 170.000 millones de euros.

Tras haber inundado de dinero el mercado interbancario europeo, el Banco Central Europeo empezó ayer a retirar liquidez del sistema, sin que ello rompiese la tendencia bajista de los tipos de interés en este mercado. La entidad anunció la retirada de hasta 200.000 millones a un tipo fijo del 4%, si bien los 54 bancos que acudieron a la subasta solamente aportaron 170.000 millones. Pese a esta salida de dinero y en contra del objetivo buscado, el tipo de interés interbancario -el Eonia- bajó fuertemente y acabó en el 3,782%, frente al 3,916% del último día.

En el momento del drenaje, el BCE sí consiguió un ligero repunte del tipo al que los bancos intercambiaban posiciones, pero el efecto fue muy limitado, ya que los bancos cuentan con liquidez sobrada tras las masivas inyecciones del banco emisor, 370.000 millones en diciembre para evitar un agravamiento de la crisis crediticia por el cierre de balances.

En los tipos a otros plazos el efecto fue menor. El euríbor a tres meses marcó el primer cambio de 2008 en un tipo de interés del 4,665% frente al 4,684% de la sesión del lunes. Y especialmente significativo fue el comportamiento del líbor, tipo interbancario en el mercado de Londres. El líbor a un mes en libras esterlinas retrocedió hasta el 5,746% desde un 5,953% anterior, el mayor descenso en este indicador desde 1999. Los tipos a tres meses, también en libras, bajaron del 5,994% al 5,89% y los tipos en dólares a tres meses bajaron al 4,681% desde el 4,729% registrado el lunes. Continúa de esta forma con la tendencia bajista iniciada por el euríbor a tres meses a mediados de diciembre, cuando rozó el 5% entre temores a la extensión de la crisis crediticia. Las entidades financieras se resistían a prestarse dinero entre ellas por temor a efectos no conocidos de la pérdida de valor de activos castigados por la crisis subprime.

La situación en el mercado era especialmente tensa de cara al cierre del ejercicio anterior, en la medida en que los bancos querían cuadrar el balance del año con la máxima cantidad de dinero en su caja para afrontar eventuales minusvalías de activos sin descuadrar el balance. En este contexto se inscribió la intervención del Banco Central Europeo, para aliviar la tensión en el interbancario al menos hasta el cierre del ejercicio.

El euro empieza 2008 con fortaleza

Como en 2007. El mercado de divisas empezó el ejercicio con una caída del dólar frente al euro. La moneda estadounidense cotizaba ayer a 1,4734 unidades por euro, frente a las 1,4593 unidades a las que cerró el ejercicio anterior. Los malos datos de pedidos industriales publicados en Estados Unidos tiraron a la baja tanto de la Bolsa como del dólar. El indicador ISM cayó a 47,7 puntos -por debajo de 50 significa contracción de la actividad- y aumenta los temores a una recesión. Eso, al tiempo, implica una mayor probabilidad de un recorte de los tipos de interés; de ahí la caída de la divisa.

En este sentido, también el mercado de bonos notó el preocupante dato sobre la economía estadounidense. La deuda a 10 años pasó de cotizar a un tipo de interés del 4,025% al 3,913%, mientras que la deuda a dos años, más sensible a los movimientos del tipo de interés de referencia, pasó del 3,051% al 2,880%. La próxima reunión de la Reserva Federal se celebra el 30 de enero. Los analistas y el mercado de futuros dan por hecho un recorte del tipo de interés hasta el 4,25% desde el 4% actual.