Novedades fiscales

Las subidas en transporte, luz, gas y teléfono elevarán aún más el IPC

El continuo encarecimiento del petróleo y de algunas materias primas como los cereales, unido a las subidas de los tipos de interés, han puesto muy cuesta arriba el consumo y la inversión en la segunda parte de 2007. Lo peor es que 2008 comienza con fuertes alzas en servicios tan básicos como el transporte, la luz, el gas o el teléfono, lo que pasará factura al IPC.

Enero es mes de buenos propósitos, rebajas y, un año más, de subidas de precios. El problema en 2008 es que llueve sobre mojado. Y es que la segunda mitad del pasado ejercicio no ha sido fácil ni para las familias ni para las empresas.

Con un petróleo un 50% más caro y el precio del dinero en el 4% en la zona euro, el doble que año y medio antes, muchos productos básicos han protagonizado la escalada más alcista que se recuerda y la opción de endeudarse para hacer frente a los pagos ha dejado de tener tanto atractivo.

La primera consecuencia de esta situación la ha padecido el índice de precios de consumo (IPC), cuya última cifra oficial, de noviembre pasado, sitúa la tasa interanual en el 4,1%, muy lejos del 2% previsto.

Y, tal y como teme el Banco Central Europeo (BCE), el hecho de que aumente la inflación suele producir un efecto en cascada sobre determinados productos, servicios y, también, sobre los salarios.

Así, con el comienzo de este año la tarifa eléctrica para los hogares se ha encarecido un 3,3%, mientras la del gas lo ha hecho entre un 4,1% y un 4,8%, según decretó el Ministerio de Industria.

Por su parte, el Ministerio de Fomento también ha autorizado a Renfe para que aplique este año un incremento en todas sus tarifas, tanto las de cercanías, como las de media distancia, que son las que aún se mantienen reguladas.

Los aumentos promedio oscilan entre el 4% y el 5%, es decir, que en todos los casos duplican la inflación prevista, del 2%, y parecen dejar llevarse más por el IPC real (4,1%).

Correos aplica a sus tarifas desde ayer día 1 un incremento más moderado, del 3,3%; por lo que el franqueo de la carta nacional se encarece en un céntimo de euro al pasar de 0,30 a 0,31. Mientras, las tarifas telefónicas se elevan un 2,7%. Además, el departamento que dirige Magdalena Álvarez ultima las negociaciones con las empresas de transporte de viajeros en autobús para que éstas apliquen un incremento en el precio de sus billetes del 4,1% este año.

Y aunque la norma establece que la actualización de tarifas no se aplique hasta el mes de abril, los transportistas están presionando a la Administración para que al menos una parte de ese aumento pueda ser efectiva ya.

De este modo, paliarían el impacto que sobre sus balances está teniendo la escalada del petróleo. Sin dejar los transportes, los precios de los peajes de las autopistas de la red estatal cuestan este recién estrenado 2008 un 2,5% más que en 2007 y el Metro de Madrid y Barcelona también han experimentado alzas del 4,6% y del 4,3%, respectivamente. Una trayecto en taxi en la capital cuesta ya un 4,8% más de promedio. Y como ya se había anunciado, otras de las tarifas sobre las que se suele repercutir el encarecimiento del crudo son las tasas aeroportuarias, que de media se revalorizan un 3%. Todo un reto para hogares y empresas, para las que la cuesta de enero parece que se inició en septiembre.

Y además, pendientes del euríbor

Como en el cuento del lobo, tanto advirtieron las distintas autoridades políticas y económicas que los tipos de interés no estarían siempre tan bajos, que al final comenzaron a subir y después de dos años consecutivos de repuntes, el euríbor, la principal referencia de las hipotecas a tipos variables cerró 2007 en el nivel más alto de los últimos siete años, en torno al 4,8%. Así, el mes pasado, el euríbor situó su cotización diaria en niveles que no registraba desde diciembre de 2000 y marcó su máximo el día 17, cuando se situó en el 4,885%. Esto se traducirá en otro aumento de las cuotas de los créditos hipotecarios que se revisen anualmente con la nueva tasa en los próximos días.

Crisis financiera

En una hipoteca media, que según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) se situó en 150.328 euros, a un plazo de 25 años y con un diferencial de 0,50 puntos sobre euríbor, la cuota mensual pasaría a 905 euros desde los 829 euros que se pagaban en noviembre de 2006, lo que supone un incremento mensual de unos 76 euros en las cuotas y una subida anual superior a los 910 euros. Pero es que la mayor parte de las familias ya vio cómo se encarecía su hipoteca en 2006, por lo que el aumento acumulado en apenas 24 meses supera muchas veces los 200 euros mensuales, una cantidad que empieza a lastrar el consumo de los hogares, según los últimos indicadores de actividad. La crisis del mercado del crédito provocada por las hipotecas subprime norteamericanas ha hecho que, por ahora, el Banco Central Europeo (BCE) haya decidido mantener el precio del dinero estable en el 4% hasta ver cómo evolucionan los mercados financieros.

Desde la Asociación Española de Banca consideran que 'tan pronto como se disipe la tensión' y se aclaren cuáles han sido los efectos de la crisis en las entidades financieras, el euríbor 'volverá a acomodarse' a los indicadores oficiales del BCE y 'estará más bajo'. Muchas familias confían en ello.

Incremento de cuotas a las empresas

Este inicio de año no es más halagüeño para las empresas. Como las familias, tienen que hacer frente a un significativo aumento de sus gastos corrientes (luz, gas, teléfono o transporte), además de la subida de los salarios y cotizaciones de sus trabajadores. A esto hay que sumar el endurecimiento de las condiciones financieras como consecuencia del alza de los tipos de interés y la crisis de las hipotecas subprime en EE UU.

Más del 70% de los trabajadores con convenio colectivo tienen cláusula de revisión salarial, por lo que sus sueldos deberán ser actualizados conforme a la evolución del IPC de diciembre con carácter retroactivo desde el 1 de enero de 2007. Como ese aumento consolida en las nóminas, la masa salarial de 2008 vuelve a repuntar al aplicarle el aumento acordado para este año.

Bases máximas

Por todo ello, si la inflación termina en el entorno del 4% (el dato definitivo no se conocerá hasta mediados de este mes), las empresas deberán desembolsar más de 3.000 millones de euros.

Además, cada año los empresarios afrontan un aumento de las cotizaciones que aportan a la Seguridad Social, considerado por algunos como el verdadero impuesto a la actividad. Las bases máximas de cotización del sistema suben el 2,6%, hasta los 3.074 euros mensuales. En cuanto a las mínimas, éstas se incrementan, como en años anteriores, en idéntica cuantía que el salario mínimo, que desde ayer es de 600 euros, un 5% superior. Los empresarios reclaman la rebaja de las cotizaciones como una de las mejores herramientas que existen para fomentar la creación de empleo, pero el Gobierno ha descartado una reducción generalizada a corto plazo.