Previsiones

La bola de cristal de los analistas, a examen

La cultura china es rica en enseñanzas. El final de la palabra crisis coincide, en esa lengua, con el preludio del término oportunidad. Una forma con la que dar a entender que lo importante es aprender de los errores para lo que pueda venir en el futuro. Los expertos acertaron con que la bolsa española no iba a prolongar su fuerte subida en este ejercicio, pero nadie vaticinó que se desataría una crisis §subprime§ y que se producirían nuevos enfrentamientos en Oriente Medio que dispararan el precio del petróleo.

El año se cierra en medio del revuelo provocado por la crisis de crédito y sin saber muy bien cuáles serán sus consecuencias económicas para los próximos ejercicios. Las previsiones anuales de las firmas de inversión a finales de 2006 olvidaron los peores presagios para un sector, el de las hipotecas §subprime§, que ya comenzaba a dar síntomas de ser una burbuja. Finalmente, en agosto estalló la crisis que ha causado un problema de liquidez en todo el sistema financiero internacional y por consiguiente una pérdida de confianza, tanto entre los bancos a la hora de prestarse dinero entre ellos, como entre los inversores y las entidades.

¢Los últimos años han estado caracterizados por una gran liquidez y una aversión al riesgo, donde el mercado ha premiado el endeudamiento¢, asegura Javier Barrio, director de ventas institucionales de BPI, quien añade que ¢la moraleja es que el riesgo siempre debe tenerse en cuenta en su justa medida¢ a la hora de posicionarse en los mercados.

La explosión, que tuvo en el mes de marzo su primer escarceo, provocó que los bancos centrales tuvieran que adoptar medidas a través de los tipos de interés. Hace un año, los expertos aseguraban que la desaceleración del sector inmobiliario en Estados Unidos iba a mantener el precio del dinero en Estados Unidos por encima del 5% durante 2007. Sin embargo, el estallido de la crisis ha provocado tres descensos de consecutivos de 25 puntos básicos, hasta el 4,25%. El BCE, por su parte, ha situado los tipos de interés en el 4% al cierre del ejercicio tras realizar dos subidas durante el ejercicio de 0,25% vaticinadas por los expertos.

Año de consolidación del Ibex

En el haber de los expertos cabe anotar el acierto en la evolución de la renta variable. Después de la fuerte subida de más de un 30% del Ibex 35 en 2006, los analistas aseguraron que continuaría con su tendencia alcista, pero como mucho un 10%, y en lo que llevamos de año se ha revalorizado un 7,29%. Los expertos previeron que la subida del selectivo iba a venir de la mano de los §blue chips§. Santander y BBVA eran dos de las grandes apuestas, pero la crisis de liquidez del mercado financiero ha dado al traste con las previsiones de los expertos. En lo que va de año, los títulos de la entidad presidida por Emilio Botín han sumado un 1,70%, mientras que BBVA pierde un 8,50%. La banca mediana tampoco se ha salvado de los recortes con la excepción de Bankinter, que se ha revalorizado un 443,82% gracias a los constantes rumores corporativos que han finalizado, por el momento, en la salida del inversor Ramchand Bhavnani al vender su participación a Crédit Agricole.

Si algo tenían claro los operadores hace un año, era que éste iba a ser el año de Telefónica, calificado por los expertos de Ahorro Corporación como uno de los valores estrella de 2007. La operadora, que suma un 36,85% en el año, es la §culpable§ de buena parte de las subidas del selectivo, ya que su ponderación es cercana al 20% y los analistas aseguran que sigue teniendo potencial de revalorización.

Subida del petróleo

Ni las opiniones más negativas de los expertos lograron acertar en 2006 cuál sería la evolución del precio del barril del crudo. Los analistas aseguraban que el petróleo no sería durante este año un foco de alarma tras los máximos de agosto de ese ejercicio como consecuencia de la guerra en el Líbano. Sin embargo, el precio del barril de crudo, que ahora mismo cotiza cerca de los 94 dólares ha llegado a situarse muy cerca de la barrera de los 100 dólares. Una cota que no sólo provoca alarma y preocupación, sino además una subida del precio de los alimentos básicos y del transporte.

El euro frente al dólar

Tampoco atinaron mucho los analistas con la evolución de la relación entre la divisa europea y el dólar. Tras una devaluación del ¢billete verde¢ del 11% frente al euro en 2006, los analistas tenían claro que la debilidad del dólar iba a continuar en el ejercicio 2007. Ahora bien, todos se lo tomaron con calma y situaron el cambio entre los 1,35 y los 1,40 dólares por euro.

Sin embargo, el cambio actual entre moneda norteamericana y el euro es de 1,43 y se acerca peligrosamente a la cota psicológica de los 1,50 dólares, un hecho que preocupa a las instituciones europeas por el impacto que puede tener en la balanza comercial y que se ha visto favorecido por las expectativas de una reducción del diferencial de los tipos entre EE UU y la eurozona.