CincoSentidos

La banca privada saca brillo a los deportistas

Mucho dinero en poco tiempo y escasa cultura financiera son rasgos comunes en los números uno del deporte

La banca privada saca brillo a los deportistas
La banca privada saca brillo a los deportistas

Dieciséis millones de euros al año. Es el astronómico sueldo que podría cobrar Fernando Alonso tras su fichaje por Renault y la última de las referencias de los millonarios ingresos que reciben los deportistas de elite. Mucho dinero en poco tiempo, ganado a una edad temprana y por personas raramente familiarizadas con las finanzas. æpermil;stas son las coordenadas comunes a las estrellas del fútbol, el tenis, la fórmula 1 o el golf que, ante la avalancha de ingresos y una vida deportiva con fecha de caducidad, acuden a la banca privada para recibir el asesoramiento con el que sacar el máximo provecho a sus ingresos y darles continuidad.

'Por lo general, el cliente de banca privada tiene mucho dinero y poca notoriedad, no se sabe cuánto gana. Y además le llega información fiable y bien filtrada. Con los deportistas no sucede eso, tienen necesidades distintas', apunta Jaume Ferrer, director de banca privada de Banco Sabadell, entidad que presentó hace unas semanas la creación de una unidad de gestión de patrimonios de deportistas y artistas -otro de los ámbitos donde el caché alcanza cifras millonarias- denominada BS Sports & Enterteinment.

Sabadell calcula que hay 2.500 clientes potenciales que comparten perfil, salvando las distancias, con un Fernando Alonso o un Rafa Nadal. Es decir, deportistas, cantantes o actores que en poco tiempo se ven subidos a la cresta de la ola del éxito y del dinero y que a menudo comienzan a llevar un vertiginoso ritmo de vida. 'De media, el nivel de gasto se adecua paulatinamente al nivel de ingresos, pero en otros casos, por la presión del entorno social, hay quienes incluso gastan más de lo que ingresan', añade Jaume Ferrer. Lo primero suele ser la compra de una casa para la familia y a continuación, un capricho en forma de deportivo, yate… Despilfarrar el dinero o, simplemente, no planificar gastos en el medio plazo es de hecho una opción más que probable y ahí aparecen los bancos para procurar que el joven y brillante millonario no se salga del redil.

Hasta el punto de que no se trata sólo de una cuestión de asesorar en el ahorro, sino también de obtener financiación con el aval de una prometedora carrera profesional, es decir, con la garantía de un jugoso fichaje o de un millonario contrato con una productora. 'Cuando el cliente rehabilita un castillo vale una fortuna, pero ese castillo no es una buena garantía porque no es fácil su venta. Es más interesante el aval de unos derechos de imagen', señalan desde una entidad financiera.

El sueldo medio de un futbolista de primera división oscila entre el millón de euros neto y los 600.000 euros, según apuntan desde la agencia de marketing deportivo IMG. 'El deporte es un mercado en auge y cada vez hay más demanda de planificación financiera entre los deportistas', señalan en Banif, la división de banca privada del Grupo Santander. El perfil inversor varía entre quienes prefieren una apuesta de mayor riesgo para sacar el mayor provecho posible a una corta vida laboral y quienes prefieren una cartera más conservadora.

Contratos publicitarios

En cualquier caso, las mayores diferencias de ingresos las marcan los grandes contratos publicitarios, reservados sólo para unos pocos deportistas de primera fila, y que oscilan entre los 600.000 y los 1,5 millones de euros, apuntan desde IMG. 'En el fútbol existen limitaciones a estos contratos porque los jugadores están ligados a sus equipos. En España, los más mediáticos son Casillas y Ronaldinho, pero jugadores de referencia como Raúl o Pujol tienen muchos menos contratos', explica Jordi Sallés, vicepresidente de IMG. 'Obtienen muchos ingresos por rentas del trabajo y deben tener mucho cuidado con los ingresos adicionales, es muy importante la planificación fiscal', añaden en Banif.

El golf, lo mejor pagado

Ser un crack en el mundo del fútbol sin duda reporta ingresos millonarios, pero nada como ser un buen jugador de golf para convertirse en un adinerado cliente de banca privada. Para empezar, permite una carrera profesional más larga que otros deportes y, sobre todo, paga premios más cuantiosos a los ganadores de los torneos. Un estudio elaborado por la agencia de marketing deportivo IMG señala que el número dos del circuito de tenis de la ATP cobra en premios una cuantía inferior a la del número ocho del mundo en golf. Es decir, lo que cobró Rafa Nadal por los torneos ganados en 2006 -3,7 millones de dólares (2,9 millones de euros)- está por debajo de lo ingresado ese año por el golfista Padraig Harrington, ocho del mundo y primero en la clasificación europea.

En tenis y golf, el volumen de ingresos va a depender por tanto de la calidad de cada deportista en cada temporada, con el ingrediente de inestabilidad que ello puede suponer. En el fútbol, en cambio, la remuneración, aunque inferior por término medio, suele ser más estable, lo que puede permitir una mayor planificación.

Cifras de vértigo

8,34 millones de dólares es la cuantía que ingresó en 2006 el tenista Roger Federer con sus victorias en los torneos del circuito de la ATP. El sueldo del número uno del mundo supera en 2,2 veces lo ganado ese año por Rafa Nadal, su más cercano rival.

16 millones de euros por temporada es el sueldo que podría cobrar el piloto de fórmula 1 Fernando Alonso tras fichar por la escudería Renault.

2.500 es el número de profesionales del deporte y el espectáculo en España que dan el perfil, por su volumen de ingresos, para recibir un asesoramiento especializado de banca privada, según Banco Sabadell.

11,1 millones de dólares recibió en premios el golfista Tiger Woods en la temporada de 2006.