Energía eólica

Aernnova invertirá 40 millones en Vizcaya en un complejo para fabricar palas eólicas

Aernnova va a dar el paso definitivo para entrar de lleno en el negocio de la energía eólica. La compañía de componentes aeronáuticos invertirá hasta un máximo de 40 millones en un complejo productivo para fabricar palas para aerogeneradores en el Parque Tecnológico de Zamudio (Vizcaya) en un proyecto avalado por el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología que ha comprometido ya unas subvenciones que podrían alcanzar los 12 millones de euros.

El grupo Aernnova tiene prácticamente encajados todos los elementos necesarios para poner en marcha su primera incursión productiva en el negocio de las energías renovables. La compañía presidida por Ignacio López Gandásegui ha conseguido ya del Ministerio de Educación Ciencia y Tecnología el apoyo necesario para poner en marcha un complejo en el parque Tecnológico de Zamudio (Vizcaya). El Gobierno vasco está previsto que también abra el capítulo de las ayudas para dar alas a esta iniciativa

El proyecto se instrumenta a través de la sociedad Aeroblade. La compañía, participada íntegramente por los accionistas de Aernnova, se constituyó a finales del primer semestre de este año con el objetivo diseñar, fabricar y suministrar palas eólicas a nivel internacional. Esta empresa tiene ya desarrollado su propio modelo de palas de nueva generación y del proceso de producción, así como la ingeniería de los moldes, y el sistema para fabricar palas en serie para montar posteriormente en los aerogeneradores.

Aeroblade, según fuentes del sector pretende aprovechar los conocimientos y experiencia del grupo Aernnova en tecnología aeronáutica y nuevos materiales. Hasta ahora sus intereses en el negocio eólico se han limitado a presentar ofertas, a través de su filial Orisol, para optar a varios parques eólicos que se prevén desarrollar en el País Vasco y en otras comunidades autónomas.

La inversión prevista por Aernnova para este proyecto podría alcanzar los 40 millones de euros. El grupo ya ha solicitado una reserva de suelo en el Parque Tecnológico de Zamudio. La financiación global de esta estrategia para tener una presencia productiva en el negocio eólico está previsto que se materialice mediante ayudas de la Unión Europea, el Gobierno central y el de Euskadi, los recursos propios de Aernnova y la solicitud de créditos bancarios.

Suministradores

Para poner en marcha la planta de moldes y la de fabricación de palas, Aernnova está negociando con los grandes fabricantes y suministradores de los molinos eólicos el cierre de contratos para los próximos años. Al proyecto, según fuentes consultadas, se podría sumar el Gobierno a través de un fondo que ha constituido para tomar posiciones en las empresas tractoras con proyección de futuro y que tienen su sede en Euskadi.

Aernnova, grupo participado en un 29% por su presidente, Ignacio López Gandásegui, y su equipo directivo, por la Caja Castilla-La Mancha e Isolux, principalmente, centra su actividad en la fabricación de estructuras aeronáuticas para clientes como Boeing, Airbus, Bombardier y Embraer, entre otros. Cuenta con fábricas en España localizadas en varias comunidades autónomas, en Brasil, además de una empresa de ingeniería ubicada en Estados Unidos. El grupo cerró 2006 con unas ventas de 324 millones con una plantilla de 2.900 empleados.

Fabricar en la zona dólar

El proyecto de instalar un complejo industrial en España para fabricar palas eólicas y sus moldes supone combinar una estrategia de presencia productiva tanto en el área donde los precios se fijan en dólares como en la zona donde el euro es la referencia, sostienen en Aernnova. El grupo anunció recientemente la creación de Aernnova Aerospace México para montar una planta en Queretaro donde se elaborarán estructuras aeronáuticas para Boeing o la canadiense Bombardier, lo que supondrá la creación de más de 1.000 puestos de trabajo en el país centroamericano. La decisión se adoptó por la fortaleza del euro que encarece el producto si se realiza en España, y por la cercanía de los fabricantes. Sin embargo, su instalación en el parque Tecnológico de Zamudio está motivada porque el mercado eólico, tanto en España como en Europa, tiene todavía recorrido lo que le permitirá rentabilizar su inversión.