Revista de prensa

La cuestión ahora es cómo se ratifica

Los cazadores de conspiraciones ya tienen una teoría sobre le Tratado de Lisboa: su texto, que remite a los anteriores tratados, oculta deliberadamente el traspaso de poder hacia el nivel supranacional y entierra la consulta popular en una montaña de 'burocracia'. La estrategia de Francia, Holanda, Reino Unido y Dinamarca, países con fuertes corrientes euroescépticas, es que no se justifica el referéndum. (...) Pero la verdad es que tras la fiesta formal, el tratado debe ser validado por los pueblos, bien por referéndum, bien en los Parlamentos elegidos.