Mercados

Las Bolsas desconfían de la alianza de los bancos centrales

Los mercados no tienen claro si la inyección de liquidez acordada por los bancos centrales será capaz de paliar la crisis. Se teme, además, que la actuación sea síntoma de que la situación es peor de lo que se descuenta. Con tantas dudas, las pérdidas se impusieron en Europa.

Los mercados están nerviosos, máxime cuando están a punto de terminar el año. El día después del anuncio de la actuación conjunta de los bancos centrales de la zona euro, Estados Unidos, Reino Unido Suiza y Canadá, para inyectar liquidez al sistema con el objetivo de atajar la crisis crediticia, se tornó en perdidas para los principales índices. 'Todo tiene doble lectura. Una intervención así viene a decir que de verdad está pasando algo', comenta Javier Barrio, de BPI. 'Que un banco como Wachovia diga literalmente que 'ninguno de nosotros tiene idea de dónde estamos metidos realmente' es algo bastante impactante', añade Juan Solana, de Intermoney.

Con la incertidumbre planeando sobre la economía y el sistema financiero, la mejor opción, según Luis Benguerel, de Interbrokers, es estar fuera del mercado. Hay quienes incluso piensan que la medida de los bancos centrales puede no ser suficiente. 'Hay la sensación de que no va a ayudar mucho. El importe de liquidez no es tan grande', señala Iván San Félix, de Renta 4.

El Ibex perdió el 2,27% y marcó un cierre de 15.499,20 puntos. Para el selectivo significaba la peor sesión en tres meses. En la víspera había llegado a rozar los 16.000 puntos, máximo histórico.

La corrección se produjo con un volumen de negocio más bajo que en sesiones anteriores: 5.900 millones de euros. El selectivo no encontró en esta ocasión soportes; los grandes cerraron en negativo y sólo Red Eléctrica subió, el 2,6%, pero la compañía pondera en el índice por el 1,11%. La jornada transcurrió con igual tono para el Dax, el Cac, el Footsie o el Mib 30, que recortaron el 1,83%, 2,65%, 2,98% y 1,58%.

Los bancos volvieron a sufrir con fuerza. Cayeron una media del 3,21%, porcentaje que fue superado con creces por entidades como Northern Rock (-13,31%), que se encontró con la dimisión de su director ejecutivo Adam Applegarth, HBOS (-8,22%), que pronosticó una ligera caída de los márgenes para 2007, Royal Bank of Scotland (-6,17%) o Barclays (-5,94%).

En la Bolsa española las bajadas fueron más limitadas. El peor balance lo recogió Popular (-3,07%). También cedieron el Santander (-2,14%), BBVA (-1,84%), Bankinter (-1,94%) y el Pastor (-2,07%).

Pocas empresas pudieron escapar del pesimismo; todos los sectores del Stoxx 600 retrocedieron. El que menos, el químico (-1,22%).

En Wall Street la volatilidad estuvo más marcada. En la apertura se pasaba de perder más de un 1% a bajar sobre el 0,50% en cuestión de minutos. Al final, el Dow Jones, el S&P subieron el 0,3%, 0,12% y el Nasdaq bajó un 0,1 %. La atención estuvo en Lehman Brothers, que ha cerrado un año fiscal con beneficios récord, pero rebajando las previsiones para 2008. Algo que también hizo Bank of America el miércoles. El dólar subió un 0,73% frente al euro tras los últimos datos que alejan la posibilidad de una recesión. Las ventas minoristas en EE UU subieron el 1,2% en noviembre, más del doble de lo esperado, y los precios a la producción aumentaron un 3,2%.

El Ibex tuvo el mayor retroceso de los últimos tres meses, del 2,27%

El mercado crediticio no se relaja

La ayuda de los bancos centrales al sistema financiero tampoco tuvo impacto en el euríbor. El indicador a 12 meses bajó del 4,867% al 4,862%, y el de tres meses, del 4,953% al 4,948% después de 22 sesiones consecutivas al alza. Los tipos están en el nivel más alto en siete años, mientras que el oficial se encuentra en el 4%.

La visión de los analistas

Javier Barrio, BPI

'Estamos cotizando casi en máximos, y hay mayor volatilidad y tensión en el mercado de crédito. Creo que la situación no ha empeorado. Nos movíamos en una Bolsa irreal, y probablemente los bancos centrales hayan abierto los ojos a los inversores. A corto plazo no esperamos grandes movimientos, y en este entorno el Ibex podría cerrar el año entre los 15.300 y 15.800 puntos'.

Iván San Félix, Renta 4

'Estamos en un periodo en el que se suceden noticias positivas y negativas y habrá que seguir muy atentos. Esto ha provocado opiniones enfrentadas que pueden hacer que el cierre del año sea distinto a lo que viene siendo habitual. Probablemente haya más oscilaciones en los mercados. De cualquier forma, hay muchos gestores que prácticamente tienen el ejercicio cerrado'.

Luis Benguerel, Interbrokers

La decisión de los bancos centrales es negativa, indica que la situación es muy mala y que posiblemente hayamos visto sólo la punta del iceberg. Es mi opinión, pero también es cierto que hay gente que considera que la inyección de liquidez es positiva para el mercado. No es de extrañar que el Ibex concluya 2007 en los 16.000 puntos; el próximo viernes hay vencimiento de opciones y futuros'.

Julián Coca, Inversis Banco

'Hay incertidumbre sobre si las medidas adoptadas serán las adecuadas. La situación se sabía que era más grave de lo que descontaban los mercados. Habrá que estar atentos a las informaciones que vayan apareciendo estos días; puede pasar de todo. De momento, Europa está ajustando la descorrelación con EE UU de los últimos días'.