Búsqueda de vivienda

Las webs inmobiliarias no entienden de crisis

Mientras las agencias inmobiliarias se afanan en desprenderse de sus activos como medio de poder §hacer caja§ frente a la crisis que las atraviesa, ocho nuevos portales inmobiliarios verán la luz antes de fin de año. Hoy, la mitad de las personas que se deciden a buscar una vivienda dan ya ese primer paso frente al ordenador. Las claves, dicen, se llaman §comodidad§ y §ahorro de comisiones de intermediación§.

La deuda contraída por las agencias inmobiliarias con la banca creció más de 100.000 millones en doce meses, según datos del Banco de España del primer semestre del año. En ese contexto, el de la mayor crisis que ha conocido en su historia 'el ladrillo', Tecnocasa, la agencia líder del sector, se vio obligada a cerrar en el último año 162 oficinas, el 15% de su red. Fincas Corral, por su parte, redujo la suya desde las 350 a las 180 oficinas. Por su parte, Donpiso lleva en venta desde diciembre de 2006 y aún no consigue comprador. Su propietaria, Hábitat, renegocia su deuda de 1.745 millones de euros con las ocho entidades bancarias que le concedieron el préstamo para adquirir Ferrovial Inmobiliaria. Llanera se encuentra desde el 2 de octubre en suspensión de pagos -debe más de 700 millones de euros- mientras Century 21, que en los últimos meses ha cerrado 30 de sus 70 oficinas, también está en venta. En los últimos días, conocíamos que Fadesa se desprendía del 50% de su red en Marruecos y que entre enero y septiembre de 2007 desaparecieron del mapa 4.192 sociedades dedicadas al negocio promotor, de alquiler y de intermediación, un 141% más que en todo el año anterior. Ante este panorama, el auge experimentado por los portales en los últimos meses. El contraste no puede ser mayor.

Según los últimos datos de Nielsen NetRatings, el número de usuarios de los portales inmobiliarios se ha duplicado en el último año hasta los 3,5 millones. El último informe de Alimarket, por su parte, cifra el aumento de las visitas en 2007 en un 63% más con respecto al año anterior. Los ingresos conjuntos de los portales alcanzarán este año los 53 millones de euros, un 49% más que en 2006 pero lejos, sin embargo, de los 53 millones de euros que facturó él solo el principal buscador inmobiliario alemán, Immobilien Scout, el pasado ejercicio o de los 48 millones y 38 millones, respectivamente, facturados por los líderes del sector británico -Rightmove- y el francés -SeLoger- . Los responsables del estudio alegan que para explicar este fenómeno en realidad ¢aún por explotar en España¢ hay una razón muy clara: ¢ofrecen una fórmula más cómoda¢ y son económicamente rentables. Fernando Encinar, director de comunicación de Idealista.com, añade que para las agencias es realmente difícil competir con esa comodidad que supone ¢poder buscar casa desde la oficina, sin perder tiempo, como si estuvieras trabajando¢.

El director de comunicación de Idealista.com, explica que ¢los buscadores de vivienda en cuanto descubren internet ya no buscan otro soporte¢, pues un medio como éste, caracterizado precisamente por no conocer límites, ¢permite mostrar desde un primer momento al interesado todos los datos que necesita, desde el teléfono del propietario, fotografías del inmueble o un mapa donde se sitúa la vivienda a, directamente, vídeos que puede ver al modo YouTube¢. æpermil;sta últimamente es, precisamente, la última novedad tecnológica que ha incorporado el portal líder del sector, pero lo cierto es que las innovaciones no terminan en las visitas virtuales. A día de hoy, van desde poder conocer al momento una rebaja en el precio que pudiera realizar el propietario, una posibilidad que brinda Fotocasa.es, a poner directamente en contacto telefónico a buscador y propietario sin coste para ninguno de los dos, como permite, por ejemplo, TuCasa.com.

En tiempos de recortes de gasto, ¢las agencias están descubriendo, y seguirán haciéndolo a medio plazo, internet como soporte barato de marketing¢, afirma Encinar. Además, asegura que el cambio de ciclo las forzará a ¢ser más creativas a la hora de cobrar por sus servicios, estableciendo diferentes comisiones en función del servicio prestado¢. Algo que, señala, ¢ya ocurre en EE UU¢. El cambio de estrategia, pronostica Encinar, también pasará en ellas por buscar ¢más operaciones cerradas, más que tener el mayor número de contactos¢ y por el descubrimiento del retorno económico de la inversión que reporta internet. Lejos de desaparecer, augura, las agencias serán clave en escenarios que tendrán que ver con la necesidad de ¢abrir la puerta¢. Es decir, con aquellos clientes que necesitan de la inmobiliaria porque no disponen de tiempo para enseñar una vivienda que poseen o que, sencillamente, la tienen en una ciudad diferente a la que viven.