'Telecos'

La banda ancha queda fuera del servicio universal

La banda ancha será en España todo lo universal posible, pero por ahora quedará fuera del servicio universal, por lo menos hasta que Bruselas defina las condiciones, según desveló ayer Francisco Ros, secretario de Estado de Telecomunicaciones. Y la diferencia de matices es importante, ya que significa que los usuarios no podrán exigir este tipo de conexión.

El acceso a internet a alta velocidad seguirá siendo una oferta de las operadoras, no un derecho de los usuarios. Para que lo fuera, la banda ancha tendría que definirse como una de las obligaciones incluidas en el servicio universal, de la misma forma que está la telefonía fija, el acceso funcional a internet o la provisión de un determinado número de cabinas por núcleo de población.

No será así. El secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros, descartó ayer que esta obligación vaya a introducirse en la Ley de Medidas de Impulso a la Sociedad de la Información, que se está tramitando en estos momentos. Y no lo estará por lo menos hasta que la Comisión Europea defina exactamente qué es banda ancha y cuáles serían las condiciones de su inclusión, añadió.

El problema es que no está previsto que Bruselas aborde este tema a corto plazo, así que la banda ancha como obligación tendrá que esperar. La Comisión Europea ya rechazó en abril del año pasado incluir la banda ancha y el móvil en el servicio universal, por el alto coste que podría tener para algunos países con una elevada dispersión de la población y complicada orografía. Y el tema no se va a reabrir.

De hecho, la última alusión a esta cuestión se produjo ayer. José Manuel Durão Barroso, presidente de la Comisión Europea, anunció que en la cumbre de la próxima primavera se propondrá que el 30% de la población de los países miembros tenga acceso a una conexión a internet de alta velocidad antes de 2010, algo que está muy lejos de ser una cifra universal.

La banda ancha en España no será una obligación, por tanto, pero el Gobierno seguirá luchando por la universalización de la banda ancha, que con los planes de apoyo del Ejecutivo como el programa de extensión a núcleos rurales o poco habitados llega ya al 96% de la población. Para el año que viene, será el 98%, 'así que en la práctica la conexión a internet a alta velocidad ya es universal', señaló Ros.

El lugar elegido por el secretario de Estado para hacer estas declaraciones fue la sede de la compañía que más conexiones a internet tiene en España: Telefónica. Y es que esta empresa hizo ayer la presentación del informe La Sociedad de la Información en España 2007, que estuvo a cargo del presidente de la operadora, César Alierta, y de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y a la que acudió Francisco Ros.

Durante su intervención, Alierta destacó la misma cifra en la que hizo hincapié el secretario de Estado: la cobertura del 96% de la población con la que terminará el año la banda ancha. El número de conexiones llegará en tres semanas a los ocho millones, con un 60% de población internauta que se conecta a diario.

El presidente de Telefónica no dejó de hacer una referencia a la polémica que se ha desatado en las últimas semanas sobre los precios del ADSL en España. El ejecutivo destacó la 'escasa validez' que tienen 'algunas comparativas de tarifas en los diferentes países que han aparecido en estos meses', porque 'están basadas sólo en los precios nominales e individuales de servicios que ahora no son equiparables', aseguró. En España, la extensión de las tarifas planas y el empaquetamiento de servicios es lo que impide la comparación, añadió.

Alierta también tuvo palabras para las necesidades de futuro del sector. La apuesta son las redes de nueva generación, con fibra hasta el hogar y capacidad para transmitir a centenares de megas. Para ellas pidió una regulación 'con mentalidad de futuro', y no una normativa anclada en el pasado.

Tras la intervención del presidente de Telefónica, llegó el turno a la presentación del informe. La realidad de España como país con índices de penetración de la banda ancha y de internet por debajo de la media europea se constata en el documento, pero los titulares se los llevaron las áreas donde se ocupa un lugar destacado, que las hay. Por ejemplo, si bien es cierto que sólo el 15,3% de los habitantes tiene conexión de alta velocidad a internet, frente a la media del 16,9% de la OCDE, o que los hogares con banda ancha son el 29%, frente al 32% comunitario, también lo es que el uso del ADSL o el cable entre las viviendas que disponen de acceso a la red es uno de los más altos. El porcentaje alcanza el 75%, frente el 62% europeo. En penetración de la telefonía móvil, España está en décimo tercer lugar, con una tasa del 106%.

Bruselas canta victoria tras el recorte de precios de ADSL

Ni guerra de precios ni estrategia comercial. Para Bruselas, el recorte de tarifas de ADSL anunciado anteayer por Telefónica sólo ha sido posible gracias a la multa de 151 millones de euros que la comisaria europea de Competencia, Neelie Kroes, impuso a la compañía en julio por abuso de posición dominante en ese mercado. 'Sí, sin duda', responde tajante el portavoz de Kroes ante esa posible relación. 'Es claramente una respuesta a la decisión del pasado mes de julio'. El portavoz también establece un vínculo entre el recorte y la reciente polémica sobre los precios de ADSL protagonizada por su comisaria y el secretario de Estado de Telecomunicaciones, Francisco Ros. La dudosa interpretación no le impide añadir que 'de todos modos, lo importante es que el recorte de tarifas beneficia a los consumidores y la economía española, más allá de cualquier polémica estéril sobre la comparación de precios entre España y otros países de la UE'.

4.700 millones hasta 2010 en nuevas redes en España

El presidente de Telefónica desveló ayer el desglose de las inversiones que realizará la compañía en España. La operadora desembolsará entre 9.200 y 9.700 de euros entre 2007 y 2010 en territorio nacional 'y la mitad de esta inversión se va a dedicar a nuevas redes', aseguró Alierta. La cifra iría de 4.600 a 4.850 millones, con una media de unos 4.725 millones.

De esta cantidad, 1.000 millones irán destinados a llevar fibra hasta el hogar de los abonados, en la red de telefonía fija de nueva generación. Otros 1.300 millones se dedicarán al móvil, con la intención de aumentar la cobertura y la calidad de la red de tercera generación (3G). El resto de los fondos se invertirá en otras redes, como la infraestructura IP, que sustenta tanto el tráfico de datos como el de voz fija y móvil.

El resultado será que en 2010, la cobertura del móvil de alta velocidad HSDPA estará en el 80% y el 70% de los clientes celulares de Telefónica será de UMTS.

Plan de fomento tecnológico según edades

La sociedad de la información es un lugar donde todos tienen que estar y del que nadie debe quedar excluido, ni por ubicación geográfica ni por perfil ni, por supuesto, por edad. Así lo recalcó ayer la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, durante su intervención en la presentación del informe de la Fundación Telefónica. Y para conseguirlo, el Gobierno va a poner en marcha un nuevo programa de fomento tecnológico, que se denominará Plan Avanza 55 Más y que pretende que las personas con más de 55 años se incorporen de forma plena a la sociedad de la información. Este programa prevé la creación de un fondo especial que incluirá ayudas financieras para equipamiento informático.

La vicepresidenta también destacó que la inversión que ha realizado el Gobierno en esta legislatura para desarrollo tecnológico es más de dos veces y media superior a la de la anterior legislatura.

Las cifras

96% de la población española tendrá acceso a la banda ancha cuando termine el año.

8% es el porcentaje de personas que no tiene internet porque es demasiado caro. En la UE la cifra es del 12%.

15,3% de penetración de la banda ancha en España.