Mercados

Récord de negocio en derivados a causa de la tormenta crediticia

Efervescencia en el mercado de derivados. El Banco de Pagos Internacionales informó ayer de que el volumen de negocio de este sector alcanzó en el tercer trimestre 681 billones de dólares (462,8 billones de euros). La cifra supone un espectacular incremento del 46% en tasa interanual.

Mientras el inversor de a pie aprendía lo que significaba el término subprime y empezaba a familiarizarse con sus dolorosas consecuencias financieras, los expertos acudían en masa a cubrirse con productos derivados. 'Las turbulencias de los mercados financieros condujeron a un récord de concurrencia en los mercados internacionales', constata el Banco de Basilea (BIS, Bank of International Settlements), en su informe trimestral, publicado ayer. Las cifras son de vértigo: 681 billones de dólares negociados entre julio y septiembre, un aumento del 27% respecto al trimestre anterior y del 46% sobre el mismo periodo de 2006. Para hacerse una idea de la magnitud, este volumen equivale a unas 462 veces el valor del PIB de España.

La actividad fue especialmente intensa en las tasas de interés a corto plazo, que creció un 31%. Así, el banco central de los bancos centrales destaca que la negociación en tipos de interés denominados en euros creció un 43% en el periodo citado.

Para la institución multilateral, la explicación de esta febril actividad radica en la necesidad de las entidades financieras de cubrir los tipos de interés intradía (overnight) y en un trasvase en masa desde mercados OTC (over the counter), no organizados y sin contrapartida, hacia plazas de negociación más trasparentes, como son las plataformas oficiales.

Los datos del mercado oficial de derivados en España, MEFF, revelan que el volumen ha experimentado un aumento del 61,33% y ha alcanzado un importe nominal superior a los 1,3 billones de euros.

Malas perspectivas

Una prueba de la tensión que se vive el mercado es el diferencial de las tasas interbancarias sobre los tipos de referencia. El tipo intradiario llegó a incrementarse un 23,6% de un día para otro, aunque ahora ha regresado a cotas más normales. 'Los spreads indican una percepción del mercado de una persistente sequía de liquidez, cuyo horizonte se extiende hasta bien entrado el año 2008', confirma el Banco de Basilea, apuntando a uno de los grandes temores de la economía mundial.

Es una crisis que desafía el modelo de negocio bancario. Las entidades financieras no han construido depósitos a la misma velocidad a la que han concedido préstamos. Por tanto, necesitan recurrir al mercado interbancario y pedir dinero para seguir engrasando su actividad. El problema es que los años de apoteosis inmobiliaria se han sostenido a base de ir empaquetando hipotecas de riesgo dentro de bonos estructurados, que se vendían con una rentabilidad jugosa. El sistema funciona hasta que los hipotecados dejan de pagar por circunstancias diversas. Lo que ocurre entonces es que el respaldo de los bonos, el derecho de cobro, se desvanece. Para agravar la situación, estos activos están diluidos en una sofisticada gama de productos financieros hasta el punto de que nadie se fía en el interbancario de cómo están afectados los demás, ni de sus garantías de solvencia.

Los bancos centrales han reaccionado inyectando liquidez a espuertas mediante subastas y bajando los tipos de interés la Fed y manteniéndolos el BCE. La autoridad monetaria estadounidense decide hoy sobre el precio del dinero y los inversores dan por descontado que lo bajará del 4,5% al 4,25%

Cifras espectaculares

681 billones de dólares es el volumen negociado a escala global entre julio y septiembre. La principal actividad se dio en derivados de intereses a corto plazo.

100 billones de dólares es el volumen que llegó a negociarse el mes de agosto en futuros y opciones de tipos de interés a corto plazo denominados en euros.

46% es el incremento en tasa interanual del volumen global de negociación en productos derivados que tuvo lugar durante el tercer trimestre del año.

516 billones de dólares era el volumen de posiciones abiertas en derivados en junio pasado en el mercado OTC -de contratos privados- según el sondeo del BIS.

Glosario. Los términos clave

Subyacente: El activo al que está referenciado el contrato de derivados.

Futuros: El comprador se obliga a adquirir el activo subyacente a un precio pactado y en una fecha determinada.

Opciones: Se adquiere el derecho, no la obligación, de compra (call) o de venta (put) del activo subyacente del contrato.

OTC: Over the counter o mercado gris. Consiste en la negociación privada de activos financieros, fuera del mercado organizado.