Manuel Moreno

'Los fondos quieren estar en Natra'

La empresa se prepara para crecer en Bolsa. El aterrizaje de inversores institucionales en su capital es uno de los pasos previstos.

Para el presidente y primer accionista de Natra, Manuel Moreno, no ha llegado el momento de dejar la etapa de compras de otras compañías de alimentación. Afirma que el tamaño es necesario para sobrevivir y para acceder a los mercados más atractivos.

Natra ha seguido en los últimos años una política expansiva con la compra de empresas europeas, ¿se han cumplido ya los objetivos planteados?

Cuando me nombraron presidente en 2001 optamos por definir, en primer lugar, el core business del grupo, para después vender lo que no eran negocios básicos. Nos centramos en el área del chocolate y en la de los aditivos naturales, y con esta última constituimos Natraceutical que sacamos a Bolsa. En estos años hemos adquirido la francesa Jacali, la belga All Crump y la italiana Nutkao, pero no estábamos conformes con nuestra dimensión. Tenemos claro que seguimos siendo pequeños y que necesitamos tamaño, pese al salto que supone pasar de una facturación de 60 millones de euros en 2002 a los 380 millones con los que vamos a cerrar 2007.

No están conformes aún, pero se notan los cambios...

El próximo ejercicio va ser el mejor de la historia de Natra desde el punto de vista de beneficios y del industrial; todo va a ser más evidente en 2008. Y esto va a ocurrir tanto por las aportaciones del crecimiento orgánico como por consolidación y las sinergias obtenidas por las adquisiciones.

¿Pero cuáles son las razones de nuestra estrategia? Queremos consolidarnos como líderes en el área de private label brand (PLB) en chocolate -productos que tienen la marca del distribuidor-. Es un sector que actúa como un oligopolio, en el que el tamaño y la presencia en la mayor parte de la gama de productos es muy importante. Un dato: las barritas de chocolate sólo las producen dos compañías en Europa; y nosotros las hacemos para los treinta mayores distribuidores de toda Europa, como Carrefour o Tesco, que luego ponen sus marcas.

También pretendemos con nuestra expansión estar en los principales mercados europeos, para que absorban, por ejemplo, ese millón de barritas de chocolate que producimos en nuestra factoría navarra de Oñate. Como muestra de las cifras tan diferentes de facturación que se pueden conseguir en función de los países, hay datos tan significativos como que la demanda de huevos y conejitos de Pascua en Francia supone un volumen más importante de consumo de chocolate que la que tiene lugar en España en un año.

Pero, ¿se impondrán algunas condiciones en las adquisiciones?

Nos hemos planteamos no comprar por encima de ocho veces el Ebitda. Hasta ahora era difícil, porque cuando nos acercábamos a una empresa, aparecían las sociedades de capital riesgo que subían los precios. Pero ahora casi han desaparecido.

Además del precio, tenemos en cuenta las sinergias. Entre las dos últimas compañías adquiridas consumen, por ejemplo, 3.000 toneladas de polvo de cacao, que les vamos a vender y que antes no me compraba. Con factores con ése, el precio sobre el Ebitda va a quedar en seis veces.

¿Cuándo se va a reflejar este crecimiento en el perfil de la compañía en Bolsa?

Nosotros estamos intentando conseguir o superar los 500 millones de euros de capitalización bursátil, frente a los 300 millones actuales. Para ser alguien en la Bolsa tienes que contar, al menos, con una cifra de ese orden. En ese momento, los fondos que invierten en small caps podrían entrar. Necesitamos más tamaño, para además y tener más liquidez.

¿Confían en la revalorización o se irán a ampliaciones de capital para elevar el valor en Bolsa?

Será por ambas vías. Ya nos estamos preparando para una nueva etapa y hay fondos, cajas y bancos que están interesados en tomar posiciones. Nosotros tenemos pequeños accionistas, ya que la compra de Zahor por Natra se hizo en parte en cash y en parte en acciones. Ahora en diciembre se van desbloquear esas acciones, y algunos de esos antiguos inversores, que han ganado mucho dinero, querrán vender. Habrá así liquidez para que entren otros accionistas. Algunas instituciones están pendientes de esta operación, porque la mayoría quiere del orden del 5% del capital. Pero ahora no hay papel para cubrir esa demanda. Después vendrá la ampliación, apoyada por esos nuevos socios.

Sin embargo, el comportamiento en Bolsa este año no ha sido muy brillante...

En gran parte se debe al pesimismo y a algún movimiento accionarial. Quiero ver que la cotización alcance los 13 o 14 euros, frente a los 9,5 euros de la actualidad.

Otras claves

¦bull; Remuneración al accionista. Hasta la fecha la remuneración se ha basado 'en la revalorización y unos poquitos dividendos'. Moreno quiere fijar una política clara de remuneración, que contenga una subida del pay-out (parte de los beneficios que se destina a dividendos). En 2008 se prevé subir el dividendo y aprobar otros mecanismos de retribución.

¦bull; Objetivo para 2010: alcanzar una facturación de 1.000 millones de euros. Ocho años antes era de 60 millones.

Más concentraciones en el sector

La idea del presidente de Natra es que, pese a que ya se han registrado varias operaciones, se irá a un mayor concentración en este área del sector de la alimentación en Europa. 'Prevemos más movimientos corporativos de aquí en adelante', señala. Una trayectoria que no descarta que afecte a su compañía, ya que añade que, en la medida que Natra se ha hecho más grande y la identifican como un jugador relevante, otras compañías la tiene en su punto de mira. Básicamente en los de grandes conglomerados que también están presentes en el azúcar o en los productos lácteos, añade. Destaca, además, que Natra es prácticamente la única compañía con marca que cotiza en Bolsa, lo que la hace más vulnerable a ser un objetivo, pero también supone más posibilidades para financiar sus planes de crecimiento frente a las empresas familiares. Y esa cuestión la considera muy relevante ya se encuentran en un área con posibilidades de crecimiento, pese a que se trate de un consumo tradicional. 'Esto se debe, entre otros factores, al aumento de la demanda de Europa del Este y Rusia, países que no tienen producción, y que se están incorporando al consumo de productos de chocolate. También, como ocurre en todas actividades, por el tirón creciente de China, donde tampoco hay grandes productores ni tienen materia prima', indica. Por ello, el objetivo siguiente de la empresa sería mirar hacia los mercados de antiguo bloque socialista y, más adelante, hacia el gigante asiático.