Vigilancia

La CE fijará directrices para la inversión de fondos soberanos

La Comisión Europea anunció ayer su intención de imponer directrices de transparencia a la actividad inversora de los fondos soberanos en la UE. La vigilancia podría ser especialmente estricta sobre sectores como energía, seguridad y defensa.

Los billonarios fondos soberanos de China, Rusia o Emiratos Árabes Unidos podrían toparse pronto en Europa con exigencias de transparencia y gobernanza sobre su gestión y actividad, según anunció ayer el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, tras celebrar un debate interno con su equipo de comisarios

La CE intenta calmar así la inquietud de varios países por ante las incursiones en la economía europea de unos fondos de titularidad pública. Alemania estudia la creación de un comité, similar al que existe en EE UU, para analizar su actividad inversora desde el punto de vista de la seguridad nacional.

Barroso ha optado por una vía mucho más moderada, después de un debate interno que ha puesto de manifiesto las diferencias en el seno de la Comisión. Los comisarios de Economía, Joaquín Almunia, y de Mercado Interior, Charlie McCreevy, parecen haberse impuesto frente a los partidarios de una intervención por vía legislativa para frenar a los fondos cuya actividad responda a intereses estratégicos del país de origen y no a la mera búsqueda de rentabilidad financiera.

Bruselas se decanta finalmente, según un comunicado emitido ayer por Barroso, por estudiar la elaboración de unas directrices sobre la transparencia y la gobernanza de los fondos soberanos. Durante el primer semestre de 2008, la CE fijará su posición definitiva.

McCreevy ya había anunciado anteayer, durante un debate organizado por el grupo Liberal, que la CE no estaba preparando ninguna intervención legislativa para los fondos soberanos. Los eurodiputados de ese grupo acogieron con satisfacción, en palabras de la holandesa Sophie In't Veld, 'este planteamiento pragmático'

Pero incluso los liberales reconocen que el volumen de los fondos soberanos (que manejan unos 2.300 millones de euros, según Morgan Stanley) y su vínculo con los Estados respectivos requieren un tratamiento especial. 'Todos los sectores tienen que estar abiertos a su inversión, excepto defensa, seguridad y, quizá, energía', señaló el eurodiputado Liberal alemán Wolf Klinz.

Los sustos llegan mucho antes que los blindajes

Bruselas no se recupera de un susto (real o imaginario) en los mercados financieros cuando ya se enfrenta a otro. A principios de año, la regulación de los hedge funds se convirtió en una de las máximas prioridades de las instituciones comunitarias. La iniciativa se topó con una enorme resistencia, tanto dentro como fuera de la UE, y se quedó en nada. El ministro español de Economía, Pedro Solbes, contrario a la regulación, alertó sobre el riesgo de 'matar la gallina de oro'. La UE descubrió entonces que los temidos hedge funds son una nimiedad comparados con los recursos de los fondos soberanos. Y Bruselas lleva tres meses estudiando cómo blindar la economía europea frente a esos instrumentos. Mientras tanto, una tormenta en el mercado hipotecario de EE UU ha quebrado dos bancos alemanes y uno británico.