Energía

Albert Frère gana 215 millones con la venta del 2,2% de Iberdrola

El empresario Albert Frère anunció ayer través de su web la venta de casi la mitad de su participación del 5% en Iberdrola, operación desvelada por Cinco Días. Los dos instrumentos financieros del multimillonario belga, GBL (Groupe Bruxelles Lambert) y CNP (Compagnie Nationale à Portefeuille) han obtenido unas plusvalías respectivas de 122 y 93 millones en la operación. En el primer caso, ha recibido un total de 752 millones.

Detrás de ésta se encuentra la propia Iberdrola, que ha comprado la participación a través de un banco de inversión (hay quien se apunta al Santander), que la mantendrá aparcada hasta que la coloque a otros inversores.

Entre las dos sociedades de Frère controlan aún el 2,8% de la eléctrica española, aunque fuentes consultadas anuncian la retirada total.

IBERDROLA 8,92 -1,37%

Terminaría así la repentina incursión del empresario belga y vicepresidente del grupo Suez en Iberdrola, a la que llegó el pasado mayo, cuando GBL y CNP anunciaron que se habían hecho cada una con el 3% y el 2% de la compañía que presidente Ignacio Galán.

La inversión de 2.210 millones colocaba a Frère en una privilegiada posición en el mercado energético español, convertido tras el éxito de la opa de Enel y Acciona sobre Endesa, en objeto de deseo de las grandes europeas.

Según algunos analistas, el barón belga, de 81 años, avistó la posibilidad de que surgiera una nueva operación con Iberdrola como presa o protagonista, en alianza con Gas Natural y ACS, el primer accionista, aunque sin poderes, de Iberdrola, y dueño también de Unión Fenosa.

Nuevas especulaciones

Tras las salida de Frère, los rumores apuntaban ayer a que el siguiente accionista en abandonar Iberdrola será, precisamente, la constructora del grupo March que preside Florentino Pérez. Un rumor sin fundamento en el medio plazo.

En la decisión de Frère, según algunos observadores, puede haber influido la señal política del Gobierno español contra nuevas operaciones, al menos, hasta después de las legislativas. También, a las sacudidas que las cotizaciones de GBL y CNP han sufrido desde las turbulencias financieras de este verano. La de GBL cayó un 16% entre julio y agosto, acusando la mala trayectoria de algunas de sus inversiones, y aún está muy lejos de su precio objetivo, según analistas.

En cuanto a la cotización de Iberdrola, existe el temor de que la salida en bloque de ciertos accionistas eche por tierra la expectativa de alguna operación de concentración que estaría calentando las acciones. Cayeron ayer el 0,27%, hasta 11,15 euros.