Promotores

Anida, el tesoro inmobiliario del BBVA

La Operación Chamartín, en Madrid, puede convertirse en la palanca de lanzamiento del negocio promotor del grupo bancario

Los principales bancos españoles han ido en los últimos años vendiendo las inmobiliarias cuyo capital controlaban o desprendiéndose de sus activos inmobiliarios, anticipándose así a la caída del sector. Sin embargo el segundo mayor banco español, BBVA, mantiene una inmobiliaria propia, Anida. ¿Por qué? La respuesta, posiblemente, se encuentra al final del Paseo de la Castellana, en Madrid.

Sobre esos terrenos de la capital española planea la Operación Chamartín, la mayor operación urbanística planteada en Europa. Cabe decir que el proyecto ocupa más de tres millones de metros cuadrados, casi tantos como los metros cuadrados de suelo edificable con los que cuenta Anida. Requiere una inversión al menos de 1.500 millones de euros en infraestructuras, con más de 15.000 viviendas en proyección.

La Operación Chamartín es de tal envergadura y requiere de tanta financiación que ha estado casi 15 años en punto muerto a la espera, por un lado, de que las distintas administraciones (Ayuntamiento y Comunidad de Madrid y Ministerio de Fomento, principalmente) y Adif (antes Renfe) lleguen a un acuerdo sobre su realización y por otro lado a que los antiguos dueños de los terrenos, los reversionistas, accedan a traspasar sus derechos sobre los terrenos de los que fueron desposeídos, más de un millón de metros cuadrados, sin poner trabajas jurídicas a su desarrollo. De hecho BBVA agrupa bajo un mismo grupo de negocio, Proyectos Inmobiliarios, tanto a Anida como a la que denomina -en la presentación de sus últimos resultados- como Proyecto Duch.

BBVA 2,34 -3,31%

Anida posee el 72,5% de Desarrollo Urbanístico Chamartín (Duch) y el grupo San José, a través de Desarrollos Urbanísticos Udra, el resto. Duch fue creada en 1993 y su única actividad es el desarrollo de la Operación Chamartín. Durante 2006, explica la sociedad en su última cuenta de resultados presentada en el Registro Mercantil, Duch está 'en negociaciones con el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid (...) con el objeto de intentar alcanzar un acuerdo que quedaría plasmado en el consiguiente convenio urbanístico'. La sociedad controlada por Anida estima que 'se obtendrá finalmente el visto bueno a la mencionada adecuación'.

La impresión de Duch es que próximamente se desbloqueará la operación con las Administraciones y Adif. En sus cuentas sin embargo Duch no hace mención alguna a las reclamaciones de los reversionistas. Tanto el BBVA como San José, explican las fuentes consultadas, han sido reacias a negociar con ellos.

Pero recientemente los reversionistas han firmado una opción de venta sobre los 1,1 millones de metros cuadrados de suelo cuya posesión defienden por 300 millones de euros. Dicha opción se ha firmado con una empresa gallega detrás de la que, según distintas fuentes, estaría Manuel Jove, que este año se ha convertido en el primer accionista de BBVA. El empresario gallego, que acordó el pasado año la venta de la inmobiliaria que fundara, Fadesa, a Fernando Martín por 4.045 millones de euros, sería quien negociaría ahora la venta de esos derechos sobre los terrenos. Un portavoz oficial de Jove ha asegurado sin embargo que este no está tras esa empresa que habría firmado con los reversionistas, aunque no descarta que en un futuro pueda interesarse por la operación.

La supuesta aparición de Jove en la operación desconcierta a las fuentes cercanas a Duch consultadas. Por un lado, como primer accionista de BBVA Jove iría contra la opción del banco de no negociar con los reversionistas por considerar que un pacto con ellos podría sentar un precedente para futuras negociaciones con otros reversionistas. Por otro lado, estiman las mismas fuentes, el empresario gallego podría estar jugando una baza personal arriesgada con el propósito de revender luego esos mismos derechos. Ninguna de las partes implicadas ha querido colaborar en la elaboración de esta información.

En todo caso, si se desbloqueara la operación, Anida tendría bajo gestión tres millones de metros cuadrados valorados, según distintas fuentes, en 9.000 millones de euros. Entonces, la inmobiliaria del BBVA podrá codearse con compañías del sector ahora mucho mayores.

Activos valorados en 1.323 millones

CB Richard Ellis valoró en 1.322,8 millones de euros los activos con los que cuenta la inmobiliaria del BBVA. En 2006 Anida obtuvo un beneficio de 100,5 millones de euros, un 21,7% más que en el ejercicio anterior. La cifra de facturación alcanzó los 264,75 millones de euros. Al cierre del ejercicio pasado la inmobiliaria de BBVA mantenía en gestión 29 proyectos de suelo y edificación en España y otros siete en México, con una edificabilidad total de 3,2 millones de metros cuadrados. El pasado año inició la construcción de 328 viviendas. En los nueve primeros meses de este año Anida ha ganado 58 millones de euros, un 8,5% menos que en el mismo periodo de 2006. En el municipio madrileño de Torres de la Alameda, cercano a la localidad de Alcalá de Henares, Anida participa en un nuevo Plan General que contempla la edificación de 3.200 viviendas, la mitad de ellas protegidas, y de un centro comercial. Anida lidera la comisión gestora para el desarrollo de este proyecto, que aglutina al 90% de los propietarios del terreno. También participa en la edificación de la futura ciudad deportiva del Atlético de Madrid, con una extensión de 130 hectáreas en la localidad madrileña de Alcorcón; de esa superficie Anida posee 15 hectáreas y otras 75 en alianza con otros socios. En la capital española Anida además participa en una actuación urbanística en Brunete, donde cuenta con 644.000 metros cuadrados de superficie.

Las cifras

100,5 millones de beneficio obtuvo Anida en el ejercicio pasado, un 21,7% más que en el año 2005

264,7 millones de euros facturó en 2006 la inmobiliaria de BBVA

300 millones de euros es el precio que los reversionistas de la Operación Chamartín han firmado como opción de compra a una empresa gallega por 1,1 millones de metros cuadrados de suelo