Vivienda

Los jóvenes deberían cobrar un 126% más para poder comprar un piso

Los jóvenes españoles tienen que dedicar en la actualidad un promedio del 67,8% de sus ingresos a la compra de vivienda libre, según el Observatorio de Vivienda Joven elaborado por el Consejo de la Juventud de España.

Una persona joven debería cobrar un 126% más para poder comprar una vivienda libre en España, según datos del segundo trimestre de 2007, recogidos en el boletín Nº19 del 'Observatorio Joven de Vivienda en España', presentado hoy en la Sede del Consejo de la Juventud en Madrid.

Según las cifras recogidas en este informe, una persona joven necesitaría para adquirir una vivienda libre unos ¢ingresos mínimos anuales de 36.678,27 euros¢, mientras que el salario medio real es de 16.225,46 euros, por lo que debería cobrar un 126% más para no endeudarse en la compra de la vivienda, señaló el autor del informe, Joffre López.

Las comunidades autónomas donde esta diferencia entre ingresos necesarios y reales es mayor son el País Vasco (179%), Baleares (176%) y la Comunidad de Madrid (173%). Extremadura, Navarra y Castilla la Mancha son las comunidades con una diferencia menor.

æpermil;ste volumen de ingresos necesarios para adquirir una casa, que varía en función de la comunidad donde se resida, dificulta la emancipación de los jóvenes con una tasa media del 44,8% de menores de 35 años que viven fuera del hogar familiar. Según los responsables del Consejo de la Juventud de España, los datos del Observatorio son "preocupantes" y dignos de hacer reflexionar a las autoridades públicas en pro de soluciones.

Mario Esteban Ruiz, presidente del Consejo de la Juventud, ha asegurado en la presentación del observatorio que el volumen cercano al 70% para comprar vivienda hace prácticamente imposible a esta capa de la población adquirir una casa en propiedad, puesto que el esfuerzo económico dedicado a este menester no debe superar el 30%.

El esfuerzo económico de los jóvenes para la compra de vivienda es, incluso superior, en zonas como Vizcaya, Guipúzcoa, Madrid, Barcelona y Baleares donde este registro supera el 80%, aunque se contrapone, en parte, con el 45% o menos que tienen que dedicar los jóvenes de Teruel, Cáceres, Ciudad Real, Cuenca, Lérida, Badajoz y Palencia.

Pisos de 40 metros cuadrados

Un dato que también pone de manifiesto las dificultades de los jóvenes en el acceso a este bien de primera necesidad es que, de acuerdo con sus ingresos y las condiciones del mercado, dedicando sólo el 30% de sus ingresos, la superficie máxima tolerable se sitúa en 46,8 m2 construidos (unos 40 m2 habitables).

La emancipación es la principal causa-efecto de la compra de vivienda, y en este sentido, la tasa se sitúa de media en España en un 44,8%, aunque se trata de un fenómeno muy ligado a la inmigración, cuya población se considera casi toda emancipada. Por tramos de edad, entre los 18 y 24 años, dicha tasa llega al 13,3%; entre 25 y 29 en el 45,7%; y entre los 30-34 en el 73,7%.

Los responsables del Consejo de la Juventud de España han calificado los datos del Observatorio de "preocupantes" y dignos de hacer reflexionar a las autoridades públicas en pro de soluciones válidas para resolver los problemas de la vivienda en este colectivo.

A este respecto han concretado algunas reivindicaciones como la promoción de planes de emancipación juvenil, la creación de instituto públicos de vivienda, promoción de un número suficiente de viviendas con precios asequibles que no detraigan más del 20% de los ingresos, mayor construcción de viviendas públicas y establecer cupos obligatorios de reserva de vivienda protegida.

Apoyo de la Administración para potenciar las ayudas al alquiler

Sobre las nuevas medidas promovidas por el Ministerio de la Vivienda, Mario Esteban las ha considerado positivas, por lo que tienen de mejoría de la situación, pero necesitan de un entorno administrativo favorable para que no se queden aisladas.

En cuanto al alquiler como fórmula alternativa al problema los responsables del Consejo de la Juventud, han insistido en la necesidad de la promoción pública, porque los precios en el mercado libre hacen, por ahora, inviable esta posibilidad con los actuales ingresos de los jóvenes.