Mercados

Empieza la cuenta atrás para conocer las participaciones del 3%

El mercado teme ventas de los inversores para conservar el anonimato

Empieza la cuenta atrás para conocer las participaciones del 3%
Empieza la cuenta atrás para conocer las participaciones del 3%

El tradicional rally bursátil de fin de año puede verse ensombrecido, en el caso de que finalmente lo haya, por una inminente novedad normativa. Desde el 20 de diciembre, los inversores deberán comunicar a la CNMV cualquier participación en el capital de una cotizada que ascienda al 3% de sus derechos de voto. El siguiente escalón se sitúa en el 5% y, después, sus múltiplos: 10%, 15%, 20%... La norma tendrá efecto retroactivo, de tal forma que aquellos accionistas que atesoran un porcentaje igual o superior a dicho porcentaje tendrán que revelar su identidad. Hasta el momento, el umbral se situaba en el 5%. Como contrapartida a los incuestionables efectos positivos en la transparencia del mercado, algunos expertos se temen ventas a corto plazo. ¢Los accionistas que tengan participaciones entre un 3% y un 4,99% podrían deshacer posiciones para no tener que comunicar su participación al emisor correspondiente ni a laCNMV¢, señalan desde Ibersecurities. Francesc Pau Rubió, director de gestión de patrimonios de GVC, afirma que, si bien a corto plazo es posible que se produzca alguna desinversión, a largo plazo los efectos serían más positivos que negativos por motivos fiscales. ¢Para no tener que tributar por el cobro de dividendos, es necesario controlar un 5% del capital de una empresa, mientras que deberán informar desde el 3%¢, afirma. El plazo para comunicar las participaciones ya existentes finalizará el 17 de enero, ya que la norma contempla un plazo de 15 jornadas hábiles bursátiles para adaptarse.

Otra de las novedades principales radica en que, al contabilizarse derechos de voto, también deberán comunicarse las posiciones en el capital a través de instrumentos financieros, tales como opciones, futuros o swaps. Tendrán los mismos umbrales de obligación que las acciones, si bien se comunicarán de forma independiente a éstas y no se acumularán, de tal forma que un accionista con un 3,1% del capital de una compañía y opciones sobre un 1,8% sólo estaría obligado a comunicar el 3,1%. Igualmente, un inversor con un 2,9%en opciones y otro 2,9% en acciones (en total, atesoraría un 5,8%) no tendría obligación de comunicar ninguna posición al supervisor. Por su parte, los accionistas con domicilio en un paraíso fiscalmantendrán su umbral mínimo de comunicación en el 1% y sus múltiplos: 2%, 3%, 4%... Al mismo tiempo, la norma incluye nuevas exi gencias para los casos en que una cotizada esté inmersa en un proceso de opa. En esta situación, los accionistas de la compañía afectada habrán de informar a la CNMV de cualquier adquisición de acciones ­o derivados­ que represente el 1% de los derechos de voto. Entre tanto, quienes ya tuvieran el 3% de los derechos de voto tendrán que dar cuentas al regulador por cada uno de los movimientos que hagan con los títulos. El plazo en que ha de transmitirse la información se reduce, en todos los casos, en lugar de siete, a seis días hábiles bursátiles, distribuidos en dos jornadas desde que se realiza la transacción y hasta que el titular tenga conocimiento de ello y cuatro más para comunicarlo.

Las acciones propias, a partir del 1%

La información de la autocartera de las empresas cotizadas también está regulada, si bien en este caso el umbral se mantiene en el 1% de los derechos de voto, tal y como estaba establecido hasta el momento. Las empresas tienen que comunicar, no obstante, sólo y exclusivamente cuando han adquirido acciones que proporcionen derechos de voto por dicho porcentaje, sin tener en cuenta las eventuales ventas. Por lo tanto, ¢la obligación de comunicar surgirá, en el caso de adquisición por actos sucesivos, cuando se produzca la operación o adquisición que, sumada a las realizadas desde la anterior comunicación, determine que en conjunto se sobrepase el porcentaje del 1%¢. Así, dicho registro no representa el saldo neto de acciones propias. Habrán de comunicarse las compras realizadas por el propio emisor, una entidad controlada o una persona interpuesta. El plazo para comunicar la autocartera es de cuatro días hábiles bursátiles desde la fecha de adquisición.