Mifid

El Congreso aprueba la reforma de la Ley del Mercado de Valores

La directiva Mifid vio ayer la luz en España de manera oficial tras ser aprobada la reforma de la Ley del Mercado de Valores que la transpone. Aunque la norma entrará en vigor, previsiblemente, la próxima semana, el mercado aguarda el decreto que la desarrolla y que estará preparado en enero.

Ya está lista la norma que revolucionará el mercado financiero. Aunque, teóricamente, la Directiva Europea de Mercados de Instrumentos Financieros (Mifid) entró en vigor el pasado 1 de noviembre, el Congreso aprobó ayer la reforma de la Ley del Mercado de Valores que la adapta a la legislación española. Entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el BOE, previsiblemente la próxima semana.

Finalmente, la norma no incluye la figura del mediador, introducida en el texto a través de una enmienda en el Senado. El mediador estaba concebido como una suerte de agente financiero que trabajaría por cuenta de terceros, pero cuyo trabajo no requeriría la autorización de la CNMV. De hecho, Carlos Tusquets, responsable de la Asociación de Profesionales de Asesoramiento y Planificación Financiera (EFPA, por sus siglas en inglés) en España, asegura que 'la figura del mediador hubiera sido una válvula de escape al permitir comercializar productos de terceras entidades, lo que supondría torpedear el espíritu de la directiva'.

El objetivo primordial de la directiva Mifid es homogeneizar los mercados de valores, fomentar la competencia y reforzar la protección de los inversores. Supondrá, por tanto, la creación de un mercado único europeo y afectará profundamente a la forma de actuar de las empresas de servicios de inversión El mercado espera ahora que se apruebe el real decreto que desarrolla los pormenores de la ley y que actualmente está en audiencia pública en la página web del tesoro, www.tesoro.es. 'Como en toda ley marco, la llave está en los reglamentos, y el actual está aun en audiencia pública', puntualiza Tusquets.

El real decreto que la desarrolla estará listo, previsiblemente, en el mes de enero

Así, una de las novedades principales del real decreto sobre empresas de servicios de inversión, que desarrolla la norma aprobada ayer, es la regulación estricta de los asesores de inversión. Sólo las personas físicas o jurídicas registradas en el organismo supervisor podrán prestar 'recomendaciones personalizadas a un cliente, sea a petición de éste o por iniciativa de la empresa, respecto a operaciones relativas a instrumentos financieros'. Esta exigencia ayudará a luchar contra las entidades que captan ahorro sin permiso.