Urbanismo

Vivienda denuncia la concentración del suelo urbano en muy pocas manos

El Ministerio de Vivienda presentó ayer un nuevo balance en cifras de los efectos que ha ocasionado sobre el territorio la ingente explosión urbanística de los últimos años. El estudio denuncia que se ha urbanizado suelo en exceso por haber apostado por la ciudad dispersa y que el territorio sigue en manos de muy pocos.

Por primera vez se puede conocer no sólo cómo se ha extendido la mancha de cemento, sino también en manos de cuántos propietarios está el suelo. La conclusión es clara: demasiado suelo urbanizado en pocas manos. Valga sólo como ejemplo que Murcia, Las Palmas y Madrid son las tres provincias donde los diez mayores propietarios físicos (particulares) de suelo tienen una mayor extensión de terrenos urbanos no edificados.

No obstante, la superficie que atesoran las personas físicas es siempre muy inferior a la que concentran las empresas o personas jurídicas. Las mayores diferencias se dan en Valencia y Cádiz donde los terrenos en manos de los diez mayores propietarios sólo representan el 10% del suelo propiedad de las sociedades en esas dos demarcaciones.

Y es que el Atlas Estadístico de las Áreas Urbanas de España 2006 presentado ayer por la ministra Carme Chacón pone de manifiesto hasta qué punto ha cambiado el paisaje del país.

Muchas son las cifras que dan muestra del grado de concentración de la población. De los más de 8.000 municipios existentes, son urbanos 1.054 en los que viven más de 36 millones de personas, que ocupan una superficie de unos 100.000 kilómetros cuadrados y sobre los que se levantan algo más de 16 millones de viviendas.

Es más, de 1987 a 2000 ha habido ciudades cuya superficie ha crecido más de la mitad de lo que hasta entonces ocupaban. Por ejemplo, el área urbana de Murcia ha aumentado más de un 78%, la de Alicante-Elche lo ha hecho más del 67% y la de Madrid, casi un 50%. Esta explosión urbanística tiene su explicación. Entre 1991 y 2006 la población residente en España ha pasado de 39,4 millones de habitantes a 44,7 millones, lo que significa un crecimiento del 13%. En idéntico periodo, el PIB ha aumentado un 119%. El crecimiento de las redes de carreteras y el desarrollo de las comunicaciones han propiciado la paulatina sustitución del modelo de ciudad compacta por otro más aislado o disperso, mucho más caro de mantener, según coinciden los autores del informe.

Por ello, hoy es mucho más frecuente que hace 15 años que los trabajadores deban trasladarse 20 y 30 kilómetros desde su domicilio hasta su centro de trabajo. 'Urbanización de suelo y urbanización de la población, ya que se estima que cuatro de cada cinco españoles residen en las ciudades', destaca el atlas.

Chacón anunció que una tarea básica en los próximos años será 'repensar y reconfigurar nuestro modelo de desarrollo urbano', ya que la ciudad dispersa plantea retos tan importantes como la protección del medio ambiente, la planificación de las infraestructuras o la conciliación de la vida laboral y personal.

España se mantiene como el país con más casas por hogar

Las cifras hablan por sí solas. En el periodo 1970-2000 el número de hogares creció un 68,2% frente a un avance del 20% de la población y el 94% del número de viviendas.

Es decir, que si algo diferencia a España respecto a sus vecinos europeos es la alta proporción que existe entre el parque inmobiliario y el número de hogares. De hecho, según las últimas estadísticas, el promedio nacional se sitúa en 1,54 casas por hogar, uno de los más elevados de Europa y el mundo.

Para muchos expertos esta ratio es absolutamente desmesurada, para otros, en cambio, atiende a toda una serie de cambios sociológicos que se han producido en España en los últimos 30 años. En 1970, apenas el 7,5% del total de hogares estaba compuesto por una sola persona. En 2001, último censo de población del INE, ese porcentaje se elevó al 20,7%.

En paralelo, han descendido drásticamente los hogares de mayor tamaño, con más de cuatro miembros, que han pasado de representar el 33,5% en 1970 al 11,6% en la actualidad. Además de estos cambios, otro de los factores que explican el amplio parque inmobiliario es la bonanza de la climatología, la peculiar cultura financiera de la población (muy reacia a los productos de mayor riesgo) o la inmigración.

Tan peculiar es, por tanto, el caso español, que todas las proyecciones apuntan a que la demanda inmobiliaria global aún absorberá la construcción de 500.000 casas más cada año a medio plazo.

Costa y grandes urbes, destinos preferidos

Murcia

En las grandes áreas urbanas de la provincia de Murcia, una sola persona física es titular de cinco parcelas urbanas que alcanzan una superficie de 4,6 millones de metros cuadrados y una sola persona jurídica es titular de 39 parcelas de suelo urbano y otras 36 de rústico.

Madrid

El cinturón metropolitano de Madrid es otro de los focos con más atractivo. Una persona física es titular de seis parcelas de suelo urbano con una superficie de 1,5 millones de metros cuadrados y en manos de los 10 primeros titulares jurídicos se acumulan otros 23,6 millones.

Málaga

Los diez primeros titulares jurídicos inscritos en Málaga acumulan en sus manos más de 24,6 millones de metros cuadrados de suelo urbano. De ellos, el propietario que más tiene concentra en una única parcela una extensión de 4,8 millones de metros.

Alicante

El informe elaborado por Vivienda revela algo sobre lo que siempre se ha polemizado: qué administración tiene más suelo. La conclusión es que los ayuntamientos son los mayores propietarios. En Alicante, los 10 grandes entes públicos con suelo son corporaciones locales.