Metales

El descalabro del dólar acerca el oro al máximo histórico de 1980

La onza gana un 30% en el año y se queda a un 0,5% del récord

El oro, el patrón que hace casi un siglo regía el sistema monetario mundial, vuelve a cobrar vigencia. La onza llegó a cotizar ayer a 845,8 dólares, lo que deja al metal precioso a un 0,5% del récord histórico de 850 dólares, alcanzado durante la crisis económica global de 1980.

El oro acumula una apreciación de casi el 30% en lo que va de año. La pujanza de este activo viene por su carácter como valor refugio en tiempos de incertidumbre económica. Tras alcanzar ese nuevo récord anual, el precio de la onza volvió a situarse por debajo de los 830 dólares.

Pero desde la gestora Blackrock, participada mayoritariamente por Merrill Lynch, se apunta que 'el escenario más probable es que la tendencia alcista continúe'. El responsable del equipo de materias primas de Blackrock, Graham Birch, enumera los factores que alimentan la cotización del metal precioso: 'Descenso de la producción, debilidad persistente del dólar, aumento de las presiones inflacionarias, estancamiento en las ventas de reservas por parte de los bancos centrales y una recuperación de la demanda inversora'.

La evolución de los metales es dispar. Así, en el mercado de Londres, el plomo se ha apreciado un 80% este año; el estaño, un 44%; el cobre, un 6,4%. Pero el zinc se ha depreciado un 44%; el níquel, un 12,8% y el aluminio, un 10,7%.

Desde que el oro comenzó a actuar como patrón monetario en 1880, ha sido en incontables ocasiones un activo ganador. Uno de los vínculos más estrechos es con la inflación. Para hacerse una idea, basta con echar un vistazo a los billetes de libras esterlinas. En ellos viene acuñada la siguiente frase: 'Prometo al portador que lo demande la suma de...' las libras que indique el billete. Ese lema, en sus orígenes hacia referencia a libras de oro (Gold Pound). Una libra de oro es aproximadamente unas 10 onzas. Si el patrón oro siguiera en vigor, un billete de cinco de libras sería equivalente a 50 onzas (unos 27.700 euros al precio actual). Resulta evidente que comprar oro es un negocio mucho más rentable que acumular billetes.

El motor de la escalada

1 Producción: El ritmo de extracción de oro lleva estancando desde 2001.

2 Dólar: La caída del billete verde lleva al mercado a buscar alternativas de inversión.

3 Bancos centrales: El descenso de ventas de reservas ha aliviado las presiones bajistas.

4 Inflación: El oro es un clásico activo refugio frente a la presión del IPC.