Inversión

150.000 asesores financieros, a la espera de la regulación

La transposición de la Mifid obliga el registro en la CNMV

150.000 asesores esperan la regulación
150.000 asesores esperan la regulación

Caer en las garras de falsos asesores, algo que recordarán con horror los inversores estafados por los chiringuitos financieros de nombre exótico sobre los que alerta periódicamente la CNMV, será cada vez más difícil. La llegada de la Directiva Europea de Mercados e Instrumentos Financieros (Mifid) hace hincapié en fomentar la protección al minorista y una de sus novedades es precisamente la de regular la figura del asesor financiero.

'Es un paso muy positivo. Llevábamos seis años pidiendo que se regulara esta actividad', comenta Salvador Cerezo, presidente de la Asociación Nacional de Asesores Financieros (ANAF).

Los estafadores tiene los días contados. La ley establece el cumplimiento de unas normas básicas de rigor y transparencia. Y a partir de ahora los asesores financieros deberán estar inscritos en la CNMV y sujetos a su supervisión. Una normativa que afectará a las de 150.000 personas que se dedican a esta profesión, según comentan fuentes del sector.

Los requisitos de formación todavía están por definir en la ley española que transpondrá la directiva

La posibilidad de combinar actividades de asesoramiento con otras labores aún no está clara en el borrador actual

El borrador del Real Decreto que transpondrá la directiva Mifid en España, sometido a audiencia pública por el Tesoro, da un plazo de un año para completar los trámites con el regulador.

El texto concreta algunos conceptos que deberán seguir los asesores aunque también deja lagunas por resolver que se irán aclarando con el desarrollo de la ley y las circulares de la CNMV. La directora general del Tesoro, Soledad Núñez, reconocía la semana pasada en el primer encuentro organizado por la Asociación Europea de Planificación Financiera (EFPA) que el camino se hace al andar y se mostró abierta a escuchar las sugerencias de la industria.

Precisamente una de las cuestiones que más preocupa al sector es la formación. Y es que el borrador no especifica si estos profesionales deberán o no acreditar sus conocimientos. El texto se limita a decir que 'deberán contar con adecuada honorabilidad así como conocimientos y experiencia suficientes para el ejercicio de sus funciones'.

'Cuestiones como la honorabilidad profesional o los procedimientos y medidas de conducta interna son algunos de los aspectos que deberá desarrollar la CNMV', explica Pilar Lluesma, abogado senior de Linklaters.

ANAF aboga por la exigencia de algún título que acredite la valía del asesor y le permita diferenciarse del resto. 'No creemos que sea suficiente anotarse a un registro. El cliente tiene derecho a que el asesor tenga un conocimiento básico', explica Cerezo.

La EFPA también trabaja por garantizar un nivel adecuado de formación y de hecho ya ha firmado acuerdos de colaboración con 32 entidades para la formación financiera de sus miembros, explica Carlos Tusquets, presidente de la EFPA en España. Una organización que exige a sus miembros pasar un examen y firmar un código ético que establece, entre otros aspectos, priorizar siempre los intereses del cliente.

Las labores específicas que podrá desempeñar el asesor financiero independiente es otra incógnita a resolver. Desde la industria comentan que acostumbrar a pagar por el asesoramiento en España va a resultar difícil en la práctica y en el borrador no queda claro si se podrán compatibilizar esas labores con otras actividades como la distribución de fondos o seguros. El texto establece concretamente que además del asesoramiento en materia de inversión estos profesionales podrán asesorar a empresas sobre estructura de capital, estrategia industrial y fusiones y adquisiciones, además de poder elaborar informes u otras recomendaciones.

Desde ANAF consideran que sí podrán compatibilizar labores y entienden que la clave es la transparencia. En definitiva que el inversor sepa exactamente las fuente de ingresos del asesor. 'Ofrecemos un servicio y tenemos que cobrar. Aquí no hay cultura de pago porque no se ha impuesto', asegura Cerezo.

Otros no lo tienen tan claro. 'Es importante que la ley sea viable. En España dedicarse al asesoramiento sin más es difícil', asegura un independiente. 'Es un tema a debate. Si la ley es muy rígida esta profesión igual no nace', concluye Tusquets.

A consulta. Algunos requisitos que contempla el borrador del real decreto

¦bull;La Mifid crea la figura de la EAFI (Empresa de Asesoramiento Financiero) que se une a las existentes sociedades de valores, agencias de valores y sociedades gestoras de cartera. La norma permite que tanto personas físicas como jurídicas realicen esta actividad.

¦bull;Las personas jurídicas que actúen como EAFI deberán formar una sociedad anónima o de responsabilidad limitada y contar con un capital inicial de 50.000 euros o un seguro de responsabilidad civil con una cobertura mínima de 1 millón de euros por reclamación de daños y de 1,5 millones anuales para todas las reclamaciones. También es posible una combinación de los dos. El borrador permite, asimismo, tener administrador único en vez de consejo de administración. Las personas físicas tan solo deberán tener el seguro de responsabilidad civil.

¦bull;Folleto de tarifas. El proyecto del Real Decreto establece que las entidades que presten servicios de inversión, incluidos los EAFI, fijarán libremente sus tarifas máximas de gastos y comisiones. Estas deberán incluirse en un folleto cuyo contenido determinará el ministerio de Economía y Hacienda y cuyos modelos serán elaborados por la CNMV.

¦bull;La Ley del Mercado de Valores que transpondrá la Mifid ya ha recibido el visto bueno del Senado y se votará en el pleno del Congreso el jueves 29 de noviembre. El borrador del Real Dectro que desarrollará esta ley está sometido a consulta.