Acuerdo

Areva logra un contrato de 8.000 millones de euros para construir dos reactores nucleares en China

La primera visita a China del presidente francés, Nicolas Sarkozy, recogió hoy el fruto largamente esperado de vender tecnología nuclear francesa al firmar contratos por 8.000 millones de euros para la construcción de dos centrales nucleares, acuerdo que se firmó en presencia del presidente chino.

La compañía estatal francesa explicó en un comunicado que proveerá a CGNPC el conjunto de las materias y servicios necesarios para el funcionamiento de las centrales.

Por su parte, CGNPC se compromete a comprar el 35% del uranio de la filial de Areva UraMin en virtud del acuerdo, que abre la puerta a una cooperación entre los dos grupos en todo el ciclo del combustible necesario para el funcionamiento de las centrales.

En ese contexto, las empresas van a estudiar conjuntamente la posibilidad de construir una planta de tratamiento y reciclaje de los combustibles usados de las centrales atómicas de China.

La presidenta de Areva, Anne Lauvergeon, consideró que con este contrato "empieza una nueva era en la alianza duradera y fructífera en la energía nuclear civil entre nuestros dos países".

En diciembre de 2006, Areva había quedado desplazada en la puja por el suministro de reactores de tercera generación a China frente a la estadounidensea Westinghouse en la reunión bilateral de la asociación estratégica EEUU- China celebrada en Washington.

Por si fuera poco, y en una muestra de que las relaciones entre París y Pekín se encuentran en un momento álgido, al contrario de lo que ocurre con Berlín tras la acogida al Dalai Lama, Airbus confirmó la firma de contratos de venta a China de 160 aviones de pasajeros por valor de 17.000 millones de dólares, que incluyen 110 aparatos A320 y 50 A330.

La firma de estos importantes contratos en los sectores electro-nuclear y transporte aéreo, era esperada en la primera visita de Sarkozy a China y a Asia tras su llegada al poder hace seis meses.