Mercado de derivados

Efervescencia antes del gran estallido

Los derivados de crédito crecieron el 109% hasta junio.

El mercado de derivados vivió un auténtico boom justo antes del verano, cuando la crisis de las hipotecas subprime afectó de lleno al sistema financiero. Según los últimos datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), la industria de derivados OTC (over the counter), vivía un auténtico apogeo en junio de 2007. Los OTC son derivados que no se negocian en mercados organizados, sino que son contratos privados entre dos partes.

En junio de 2007 en este mercado existían contratos abiertos por un volumen de 516,4 billones de dólares (382,6 billones de euros al cambio de entonces), lo que supone un récord tras un crecimiento del 40% con respecto a un año antes.

El desarrollo más intenso dentro de esta industria se produjo en el segmento de derivados de crédito, que fue precisamente el que provocó en verano la crisis de liquidez que aún arrastran los mercados financieros. El volumen de contratos abiertos en derivados de crédito, concretamente en CDS o credit default swaps, alcanzó 42,6 billones de dólares (31,5 billones de euros), lo que representa un incremento del 109% con respecto a junio de 2006.

Los credit default swaps son un tipo de contrato de derivado de crédito que permite al comprador cubrirse del impago por parte del emisor de un bono. Además de como cobertura pueden utilizarse para tomar posiciones en el mercado de crédito y para arbitrar con los diferenciales de los tipos de interés.

'Aunque el crecimiento se ha acelerado en la mayoría de las categorías en los últimos tres años, el mayor impulso se ha registrado en el segmento de crédito', explica el BIS en el informe. 'Los CDS son por mucho el instrumento dominante en esta categoría, y representan el 88% de las posiciones en derivados de crédito.'

Existen dos tipos de CDS, los que cubren una sola emisión y los que cubren una cesta de emisiones. El volumen de estos últimos casi se cuadriplicó entre junio de 2006 y junio de 2007 hasta alcanzar un saldo vivo de 18,3 billones de dólares (13,5 billones de euros).

Transferencia de riesgo

El crecimiento de este segmento de OTC explica en cifras la burbuja que se fue creando antes de la crisis de este verano. Durante meses los bancos de inversión titulizaron las hipotecas, las trocearon y empaquetaron en CDS diversas emisiones con grados de riesgo distintos.

Estos productos fueron comprados por inversores que recibían una prima periódica a cambio de asumir el riesgo de impago de dichas emisiones. El problema surgió cuando se extendió el impago de las hipotecas subprime y por extensión el de las emisiones que titulizaban estos préstamos. Y en un mercado tan opaco como el OTC - de contratos privados bilaterales- llegó un momento, que aún dura, que nadie sabía quién había asumido las emisiones de mayor riesgo.

Según los datos del BIS, el valor bruto de CDS alcanzó 721.000 millones de dólares en junio de 2007. Este ratio, que valora los derivados a precio de mercado, permite calibrar la creciente exposición al riesgo. Entre junio de 2006 y junio de 2007 se había triplicado. Hoy el mercado crediticio está seco.

Ingeniería financiera. ¿Qué son los 'credit default swaps'?

¦bull;Un derivado de crédito es un tipo de contrato entre dos partes que acuerdan realizar una transacción futura en función de un acontecimiento de crédito, como puede ser el impago o la bancarrota de un tercero.

¦bull;Se utilizan generalmente para proteger a una de las partes firmantes ante el riesgo de falta de pago. Pero también se especula con ellos.

¦bull;Los CDS o credit default swaps son un tipo de derivado de crédito en el que el comprador paga una prima al vendedor. Si se produce el impago del bono el vendedor cubre las pérdidas.