Comunicado

Mapfre y Cattolica mantendrán su colaboración tras su fracaso en el negocio de autos

Mapfre y la italiana Cattolica mantendrán y desarrollarán su colaboración después de que el regulador del sector de seguros transalpino (ISVAP) no diera la autorización a la unión de Mapfre y Cattolica Auto, anunció hoy la aseguradora a la CNMV.

Ambas firmas continuarán los intercambios de reaseguro entre Cattolica y Mapfre Re, que es uno de los principales reaseguradores de Cattolica. Además, desarrollarán una nueva línea de colaboración en el ramo de asistencia, por la que Cattolica encomendará a Mapfre Asistencia la prestación de servicios para el automóvil y el hogar a sus asegurados.

Tras asegurar que el que el presidente de Mapfre, José Manuel Martínez, y el de Cattolica, Paolo Bedoni, se han reunido en Madrid, la aseguradora señaló que ambas compañías continuarán estudiando otras áreas de colaboración.

La semana pasada se supo que Mapfre Cattolica Auto no había recibido la autorización del regulador debido a las "diferencias surgidas respecto a los términos de la gestión compartida en el gobierno de la nueva sociedad, y de la colaboración prevista de la red de Cattolica".

Mapfre, que de esta manera reduce sus compromisos de inversión en los 473 millones de euros previstos para el proyecto Mapfre Cattolica, aseguró entonces que tiene intención de mantener su participación accionarial en Cattolica, que actualmente asciende al 8,5%.

La aseguradora presidida por José Manuel Martínez podría destinar estos fondos a la compra de la compañía estadounidense Commerce, cuyo acuerdo de adquisición se cerró a finales del pasado mes por un importe total de 1.538 millones de euros.

La alianza entre Mapfre y Cattolica, que fue cerrada el pasado 17 de diciembre, había recibido en julio la autorización de la Comisión Europea para crear una empresa común de servicios de seguros de responsabilidad civil para coches en Italia tras constatar que la operación no tendría un impacto negativo sobre la competencia.

La operación iba a culminar con la formación de la sociedad Mapfre Cattolica Auto, de la que la aseguradora española adquirirá el 50% con una inversión de 473 millones de euros.

Mapfre Cattolica Auto, que ocuparía el quinto lugar en el ránking del ramo en Italia, tenía previsto comenzar a operar con un volumen de negocio superior a los 1.000 millones de euros, un patrimonio neto inicial de 400 millones de euros y una red de más de 1.400 agencias distribuidas en el país transalpino.