EDITORIAL

Renovables con energía

Iberdrola ofreció ayer algunos detalles de la colocación de su filial Iberdrola Renovables en Bolsa. Llama la atención la valoración que la matriz hace de su filial, de cerca de los 30.000 millones de euros en la parte alta de su horquilla de precios, tras comprobar la fuerte demanda institucional que existe de este tipo de activos. Cuando la energía dependiente de fuentes fósiles y finitas tiene precios desorbitados, toda alternativa es apreciada en lo que realmente vale. Y más si la empresa que pone el papel en el mercado es una multinacional reconocida y acumula activos que la convierten en líder mundial de energías renovables, con presencia en Europa y EE UU. Aunque los precios de salida descuentan como mínimo sesenta veces beneficios, la fuerte demanda en busca de activos renovables superprime prácticamente garantiza que la colocación más grande de la historia de la Bolsa será todo un éxito. Y la mejor de las guindas para culminar un año histórico en la vida de Iberdrola.