Análisis

Los expertos prevén que la Bolsa cierre el año con un avance del 12%

Borrón y cuenta nueva, éste podría ser el mejor resumen de un año atípico en los parqués, doce meses marcados por el estallido de la crisis hipotecaria estadounidense a mediados de agosto y la caída a mínimos del Ibex 35.

En aquel momento, el selectivo llegó a situarse por debajo de la barrera de los 14.000 puntos y perdió en unos días todas las ganancias acumuladas desde enero. Ahora, apenas un mes y medio antes del cierre del ejercicio, la bolsa española apura sus opciones de acabar 2007 por encima de los 15.700 puntos con un avance anual de entre el 11 y el 12%, según los analistas consultados por CincoDías.com, que coinciden en señalar que éste era el nivel esperado desde enero con o sin crisis de por medio.

A pesar del optimismo reinante, si finalmente se confirma la revalorización de hasta el 12%, éste sería el menor avance del Ibex de los últimos cuatro ejercicios después del 15,25% registrado en 2004, el 17,60% de 2005 y el espectacular 31,79% con el que la bolsa cerró el año pasado tras superar los 15.000 puntos.

En cuanto a la evolución de 2007, el regreso a las ganancias tras el descalabro del verano no ha sido homogéneo para todos los valores del índice español. En este sentido, debido al mayor peso en el selectivo de los grandes (Telefónica, Santander, BBVA e Iberdrola acumulan un 60% de su valor) que, junto al empuje de Acciona y sus compañeras en el sector de las utilities, han permitido al Ibex concluir el año en verde e incluso coquetear con la barrera psicológica de los 16.000 puntos una vez descartada la posibilidad de que la crisis de liquidez internacional afectase de forma directa y a corto plazo al mercado español.

Un punto en el que coinciden los analistas consultados es que tras un año, 2006, marcado por las OPA's sobre Endesa y que acabó con un repunte del Ibex superior al 30%, en el presente ejercicio han sido los grandes valores y su preponderancia en el conjunto del selectivo los que han condicionado el ejercicio permitiendo al índice español acabar el año sobre el nivel esperado desde el pasado enero y la revalorización superior al 11% augurada por los expertos en aquel momento.

A cierre de la semana pasada, el gigante Telefónica había subido un 41,81% desde enero tras repartir 4.900 millones de euros entre sus accionistas; el banco presidido por Botín algo más de un 4,53%, Iberdrola un 40,70% y el BBVA, que parece no recuperarse del bajón de agosto, se deja más de un 8% durante este periodo. Mejores resultados presenta Unión Fenosa, con un avance del 25%, o Inditex, que repunta un 19,27% hasta el viernes.

En el lado contrario, la llegada de la ralentización del mercado de la vivienda ha lastrado al sector y ha colocado a las inmobiliarias a la cabeza de las pérdidas con caídas de hasta el 94% en el caso de Colonial. No obstante, el frenazo del ladrillo también ha pasado factura a las constructoras que, a pesar de diversificar sus inversiones, van a cerrar el año en negativo. Entre ellas destaca el caso de Sacyr que, a pesar de triplicar beneficios, ha bajado un 33% desde principios de año o Ferrovial, que se ha dejado un 17% en el selectivo.

Así, tal y como indica Xabier Cebrián desde Gaesco Bolsa, los movimientos de aquí a final de año serán mínimos, sobre todo al alza, dado que la mayoría de títulos "están caros" y por encima del resto de Europa. Un extremo del que se salva BBVA, que aún tiene potencial de crecimiento dado su escaso desarrollo durante los últimos doce meses frente a su clásico rival, el Santander. Sin embargo, según la opinión de Cebrián, habrá que esperar al próximo 2008 para confirmar las expectativas de los valores financieros cuando se aclare el verdadero impacto que la crisis subprime pueda tener en un sector que, como el bancario, está "tocado" y a la espera de comprobar si los efectos de la falta de liquidez en los mercados internacionales son pasajeros o de mayor calado de lo que se creía.

En la misma línea, desde Renta 4, Natalia Aguirre destaca que la tendencia de fondo alcista del Ibex le ha llevado a recuperar en octubre un 9% de la mano de muy pocos valores, entre los que destaca Telefónica y una banca que, "agazapada" tras la crisis de agosto espera su momento de volver a liderar los parqués si el riesgo de inflación no da al traste con las expectativas de futuro de la economía española.

Además, aunque a corto plazo se podrían producir descensos por recogidas de beneficios potenciadas por el hecho de que hayan sido pocos los títulos responsables del repunte, Aguirre sostiene que hay soporte suficiente para que ésta corrección a la baja no sea muy fuerte una vez superados los primeros estragos de las subprime y ante las expectativas de bajadas de tipos.

Afrontar las dudas

En cualquier caso, tal y como apunta Susana Felpeto de Atlas Capital, la bolsa española está sorteando bien no sólo la crisis hipotecaria, sino también las crecientes dudas sobre las previsiones para el próximo 2008. Unas dudas, sostiene Felpeto, alentadas por el debilitamiento del dólar, el encarecimiento del petróleo, las expectativas de recorte de beneficios tras varios años de crecimiento de dos dígitos y la reducción de las operaciones corporativas ante las dificultades de conseguir financiación.

Sin embargo, a pesar de todos estos factores, la analista de Atlas Capital destaca cómo la fortaleza del selectivo español ha llevado al Ibex a romper varios máximos consecutivos en apenas un mes e incluso superar los 16.000 puntos apoyado en sus empresas más fuertes aunque un gran número de sus valores no haya logrado recuperar los niveles de antes del verano.

De la misma opinión es Julián Coca, gestor de Renta Variable de Inversos, que coincide en que la subida a máximos del Ibex es gracia a unos cuantos valores como Telefónica, Iberdrola, Santander o Unión Fenosa, con especial mención a Inditex que, con sus avances, han apoyado los niveles actuales del selectivo a pesar de la crisis hipotecaria. Para Coca, el Ibex ha subido "mucho" y mientras mantenga las ganancias superiores al 11% conseguidas hasta la fecha, "el año ya está hecho".

De cara al próximo año y a modo de resumen, desde Inversis también destacan el potencial de BBVA, que debería recuperar el terreno perdido frente al Santander, y el lastre de las inmobiliarias después de un ejercicio, 2007, en el que los flecos de las OPA's sobre Endesa han motivado el avance del resto de valores energéticos.