Revista de prensa

La inflación en versión siglo XXI

La inflación debía haber sido encerrada en las mazmorras de la historia por la competencia encarnizada de centenares de millones de nuevos asalariados venidos de países emergentes. Pero el cerdo chino, la vaca normanda y el gasolinero tejano lo han decidido de otro modo (...). Este empujón inflacionista constituye una verdadera ruptura. Desde principios de siglo, la inflación mundial se ha reducido a menos del 4% anual cuando superaba el 15% en decenios precedentes. Y la tregua ha venido acompañada de un fuerte crecimiento (...).

Este círculo virtuoso (...) ha traído el más fuerte crecimiento de la historia. La oferta ya no sigue a la demanda (...). Por todas partes, el consumidor sufre el encarecimiento del petróleo, del trigo, de la leche, de la carne. Es la primera fase de la inflación, la que vivimos hoy. Una segunda fase está en la recámara (...). La gran desconocida es la tercera fase, la de los ingresos (...). En los últimos años los trabajadores de los países desarrollados han estado a dieta. Pero quieren también recuperar poder de negociación. En Alemania, los maquinistas de Deutsche Bahn no están en huelga para perpetuar su régimen de jubilación, sino para reclamar un incremento salarial del 31%. El mundo deberá encontrar un nuevo equilibrio.