Mercados

Los fondos disparan la demanda mundial de oro

La demanda de oro para inversión institucional creció un 600% en el tercer trimestre, provocando un aumento del 19% en la demanda total, hasta un máximo histórico de 947 toneladas.

La crisis desatada a raíz de los problemas hipotecarios en Estados Unidos ha tenido en el precio del oro al principal ganador. El metal precioso cotizaba en la sesión de ayer en los 812,7 dólares por onza. Ha retrocedido desde el máximo en 27 años marcado hace una semana, pero ha subido el 27% desde principios de año. Todo debido a la demanda del metal como forma de inversión segura en tiempos turbulentos.

'Está claro que las características de cobertura y de refugio del oro han constituido un gran atractivo para los inversores en este periodo de inestabilidad, miedos inflacionistas y un dólar a la baja. Estamos encantados de ver la demanda de oro aumentar de forma tan fuerte en el último año', explicó en una nota James Burton, consejero delegado del Consejo Mundial del Oro, asociación de las principales compañías del sector.

En el trimestre, la demanda creció un 19% hasta las 947 toneladas. En términos monetarios, creció aún más, un 30% hasta 20.700 millones de dólares (14.000 millones de euros), con la inversión institucional como principal motor. La demanda de fondos especializados creció desde las 19,2 toneladas del tercer trimestre de 2006 hasta las 138 toneladas de este año, un incremento del 617%. La demanda de oro en la joyería creció a un ritmo del 6%, aunque el consejo mundial apunta que en el mes de septiembre, y debido al encarecimiento del metal, descendió. La demanda de oro por parte del inversor minoritario -monedas, barras o medallas compradas a título individual- se mantuvo estable, al igual que la demanda para uso industrial -electrónica y odontología-.

El oro se ha visto especialmente be neficiado por la caída del dólar pues, al negociarse en esta moneda, la depreciación de la divisa hace el oro más barato medido en euros o yenes, aunque en general es una inversión atractiva en tiempos de incertidumbre por la rigidez de la oferta.