Mercados de valores

Los gestores de fondos ven la Bolsa con moderado optimismo

No derrochan optimismo, pero tampoco abundan los agoreros. Los gestores de fondos de todo el mundo son relativamente optimistas con los mercados de valores, aunque mantienen una visión pesimista sobre la economía y los beneficios empresariales. Las malas noticias, según la encuesta de Merrill Lynch, ya están descontadas.

El ciclo está cada vez más maduro. Así opina el 70% de los 189 gestores de todo el mundo encuestados por Merrill Lynch entre el 2 y el 8 de noviembre. El sondeo refleja una actitud de cautela dentro de una calma relativa. Es decir, los gestores son conscientes de que se acercan periodos de desaceleración económica, pero son reacios a realizar grandes cambios en sus estrategias de inversión.

De hecho, las perspectivas de los inversores institucionales no son negativas para las Bolsas. Un 56% de los encuestados opina que los mercados de acciones están correctamente valorados, un 19% declara que están sobrevalorados y un 24% cree que están infravalorados.

Entretanto, la renta fija sigue sin despertar atractivo. El 46% de los gestores opina que los bonos están sobrevalorados. 'Las posiciones sectoriales y geográficas sugieren que la mayoría de los inversores aún favorecen a la renta variable, y se sienten cómodos con la idea de que la economía global puede aguantar una desaceleración en Estados Unidos', señala Merrill Lynch en una nota. 'Creen que las noticias macroeconómicas negativas ya están descontadas en el mercado', continúa.

Las perspectivas económicas no son positivas, pero prácticamente se descarta una recesión a nivel global. Tan sólo un 12% de los gestores considera que el crecimiento podría deteriorarse hasta niveles de crisis en los próximos 12 meses. Un 61% cree que es poco probable y un 27%, muy improbable.

Las perspectivas de beneficio empresarial no son tampoco muy optimistas.

Menores beneficios

Una mayoría del 65% de los gestores opina que los beneficios empresariales se van a deteriorar en los próximos 12 meses. La encuesta refleja que los gestores creen poco probable que los beneficios crezcan más del 10% y destacan como principal motor del crecimiento de las empresas la reducción de costes, y no el aumento de los precios o el crecimiento en volúmenes.

Los sondeados por Merrill Lynch califican de adecuada la política de retribución al accionista que mantienen las empresas, aunque declaran que les gustaría que las compañías utilizaran el flujo de caja para aumentar esa retribución a través de recompras de acciones y pago de dividendos.

'Los inversores están templando los nervios a pesar de las perspectivas pesimistas para la economía y los beneficios', sostiene en una nota David Bowers, consultor independiente que elabora la encuesta para Merrill Lynch. 'Sin embargo, han emergido señales de que los gestores están adoptando un punto de vista más conservador en el aspecto sobre cómo les gustaría que las compañías usasen su flujo de caja.'

En lo que se refiere a política monetaria, los gestores (un 68%) opinan que la que se está llevando a cabo es correcta, ni muy restrictiva ni muy estimulante. No obstante, vaticinan un aumento de la inflación para los próximos 12 meses que la mayoría califica de leve. En este contexto, prevén en este periodo un descenso, también leve, de los tipos de interés a corto plazo y un ascenso de los tipos de interés a largo, lo que se traduce en que la mayoría prevé que la curva de tipos será más empinada en los próximos meses. Este tipo de curva es típica del final de etapa de una desaceleración y del comienzo de un ciclo económico expansivo.

Liquidez en las carteras

Los gestores no son muy optimistas, pero una señal de confianza en los mercados es la proporción de liquidez que mantienen sus carteras; la cual es un reflejo de aversión al riesgo cuanto más elevada es. En la encuesta de noviembre, el nivel medio de liquidez en las carteras de los gestores asciende al 3,7%, el nivel más bajo de los últimos cuatro meses. En agosto, en pleno estallido de la crisis subprime, esta proporción alcanzó el 4,4%.

Los gestores mantienen un horizonte de inversión normal, ni mayor ni menor al habitual. Eso sí, reconocen que esperan más volatilidad en los mercados en los próximos meses.