OPV

Renta 4 debuta en Bolsa con un descenso del 7%

Renta 4 proyectó salir a Bolsa en plena burbuja tecnológica. Decidió entonces posponer el proyecto ante las turbulencias de los mercados, y más de siete años después, con la Bolsa cerca de máximo histórico, no ha conseguido el mejor resultado en su inicio. Perdió el 7%, a pesar de que el propio bróker intentó sostener la cotización.

Renta 4 debuta en Bolsa con un descenso del 7%
Renta 4 debuta en Bolsa con un descenso del 7%

Renta 4 ha cerrado su primera sesión como empresa cotizada con una caída del 7,03%, hasta los 8,60 euros, que reducen la capitalización del grupo a 350 millones de euros. El resultado es el peor de los ocho debut que han tenido lugar en la Bolsa española en lo que va de año, y sólo es superado por el estreno de GAM (-7,88%) en junio de 2006. Criteria, filial de La Caixa ha sido la única que en 2007 no arrancó al alza -cerró en tablas- y Clínica Baviera, la primera en dar el salto en el mes de abril, sigue siendo la mejor con un alza del 27,7% en el estreno.

La debilidad de Renta 4 fue patente desde el inició de la jornada. Marcó un primer precio en 9,26 euros, frente a los 9,25 de la colocación (0,11%). En ese momento, el Ibex 35 registraba un ascenso del 0,33%, penalizado en parte por el pago de dividendo de Telefónica de 0,35 euros por título, mientras que gran parte de las Bolsas europeas avanzaba por encima del 1%. 'No me voy a preocupar por lo que haga la acción ni hoy ni mañana, sino por el largo plazo', comentó Juan Carlos Ureta, presidente de Renta 4, a los medios de comunicación presentes en la Bolsa de Madrid.

Los títulos cerraron en el mínimo del día, pero por la mañana la acción tocó un máximo de 9,32 (0,76%). En total se movieron 8,95 millones de acciones, el 21,8% del capital. Fue uno de los valores más negociados en la sesión, con 81,35 millones de euros. La propia Renta 4 fue la firma que más compras netas realizó (897.719 títulos), y Morgan Stanley quien más vendió (387.164 acciones).

Desde 2000 sólo GAM ha caído más en su primer día como empresa cotizada

Juan Carlos Ureta, presidente de la compañía, reconoció que hubo presión de los inversores institucionales para fijar el precio de la oferta en 9,25 euros

Renta 4 estableció una banda inicial de precios que oscilaba entre los 8,8 y 10,8 euros. La decisión de establecer el valor definitivo en la parte baja se debió a la presión de los inversores institucionales, tal y como reconoció ayer el propio Juan Carlos Ureta. 'En 9,25 euros estaba cubierta en dos veces', dijo.

Renta 4 estuvo arropada por numerosos representes del mundo de las finanzas y empresarial, entre los que se encontraba José María Cuevas, consejero independiente y que es fundador de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

Juan Carlos Ureta expresó su agradecimiento a todos los asistentes y a los que habían confiado en la salida a Bolsa de la compañía. 'Vamos a trabajar para que la experiencia sea rentable y satisfactoria', dijo. Con Renta 4 la Bolsa tiene ya representado el sector de servicios de inversión, que en 2007 está sufriendo en Europa los efectos de la crisis subprime y la entrada en vigor de la directiva Mifid. 'Vamos a vivir tiempos apasionados en el mundo de la inversión y en la economía, y Renta 4 quiere ser un jugador importante en estos procesos', comento Juan Carlos Ureta.

La colocación ha consistido en una Oferta Pública de Suscripción y en una OPV equivalentes al 26,7% del capital. Juan Carlos Ureta seguirá siendo el principal accionista con un 50,01%. Para la salida a Bolsa se ha desprendido de 1,624 millones de títulos, que a un precio de 9,25 euros le reportan una plusvalías de 15 millones. El directivo ha adquirido el compromiso de no reducir su participación en el capital por debajo del 30% en los dos próximos años.

La sociedad se ha planteado la posibilidad de adquirir otras sociedades de servicios de inversión. 'Cuando sea el momento oportuno lo haremos. De momento no hay nada en cartera', explicó el presidente. Con la salida a Bolsa, Renta 4 se propone potenciar su prestigio y su marca, ofrecer mayor liquidez a los accionistas e incrementar la transparencia organizativa además de someter la gestión a la disciplina del mercado. El grupo hizo un intento de salir al mercado en 2000, en plena burbuja tecnológica.