Mercados

El Ibex choca en los 16.000

El Ibex bate esa cota histórica justo en el día en que cierra su peor sesión en casi dos meses. Los malos resultados de la banca de EE UU devuelven el miedo a las Bolsas, ahora huérfanas de posibles rebajas de tipos

No ha sido más que un amargo espejismo. El Ibex llegó a superar la barrera de los 16.000 puntos en los primeros compases de la sesión del viernes pero, ironías del mercado, lo hizo en la peor jornada en casi dos meses y rodeado de descensos generalizados en las Bolsas mundiales, arrastradas desde Wall Street. La preocupación por los efectos de las hipotecas subprime, desechada durante las pasadas semanas de ascensos, ha vuelto de nuevo al primer plano. Y esta vez con los datos contantes y sonantes tan temidos por el mercado, los de las pérdidas y dotaciones extraordinarias a cuenta de la pérdida de valor de activos vinculados a las hipotecas de alto riesgo anunciadas durante la semana por los principales bancos estadounidenses, y con el agravante de que, en esta ocasión, ni la Reserva Federal ni el BCE se muestran dispuestos a nuevas rebajas de tipos.

La semana ha estado cargada de referencias que poco a poco han ido minando el desenfreno alcista de las semanas previas. La crisis subprime, latente en todo momento desde el verano, se llevó por delante esta semana al presidente de Citigroup, víctima de las pérdidas ocasionadas por las hipotecas subprime, a lo que se sumaron los malos resultados anunciados también por Morgan Stanley y las pérdidas de Wachovia y de la principal hipotecaria estadounidense Fannie Mae, conocidas el viernes y que contribuyeron sin duda al balance negativo de las bolsas en la semana.

Para colmo de males, el petróleo ha insistido en batir nuevos récord, cada vez más cerca de los cien dólares por barril, mientras el euro gana imparable terreno al dólar, hasta tocar los 1,47. Ambos factores juegan en contra de nuevas rebajas en los tipos de interés, que ya demostraron su capacidad infalible para reanimar a las Bolsas. Pero esta semana quedó claro el mensaje de los dos principales bancos centrales del mundo: Ben Bernanke dibujó el jueves un panorama desapacible para la economía de Estados Unidos, con un crecimiento que se ralentizará de forma significativa en el último trimestre del año, y Jean Claude Trichet mantuvo ese mismo día sin cambios los tipos de la zona euro en el 4% e insistió en las conocidas presiones inflacionistas. 'El mercado ha perdido a corto plazo los catalizadores que le habían hecho subir, es decir, los recortes de tipos de interés, mientras continúan las malas noticias en el sector financiero', apunta Raquel Blázquez, analista de Ibercaja Gestión.

El mercado se rinde así a la realidad más inmediata. El Ibex ha perdido en la semana el 0,58% y pone freno a siete semanas de ascensos ininterrumpidos, a pesar de que el jueves cerró por primera vez en su historia por encima de los 15.900 puntos. Este máximo estuvo sostenido por el alza ese día del 3,9% Santander tras la venta fulminante de la italiana Banca Antonveneta y por las subidas de Acciona, que aporta más al Ibex 35 en lo que va de año que el banco.

El selectivo español ha tenido además una caída mucho más moderada que el resto de Bolsas europeas, a excepción de la alemana, y que los índices estadounidenses. El EuroStoxx 50 ha retrocedido el 2,55% semanal y el Footse y el CAC pierden el 3,4% en las últimas cinco sesiones. Peor parada queda Wall Street, donde el Dow Jones y el Standard & Poor?s incluso han retrocedido a los niveles previos al recorte de medio punto en los tipos de interés anunciado por la Fed el 18 de septiembre, verdadedo maná para el mercado.

Telefónica se para

Pese a las recientes turbulencias, el Ibex acumula un alza en lo que va de año del 11,20%, gracias sin duda al impulso de Telefónica, el valor más influyente del índice.

Pero el rally que ha disfrutado la operadora desde que celebró el Día del Inversor ha encontrado estas semanas las primeras resistencias. Telefónica perdió el viernes el 2,6%, la mayor caída desde el 10 de agosto, y ha cerrado la semana con un descenso del 3,32%. La operadora fue el valor que más lastró al Ibex en la última sesión de la semana y le resto 82,9 de los 214,5 puntos que perdió el índice. Y a Santander (-1,47%) y BBVA (-1,51%) les fue imposible el viernes ejercer de contrapunto, arrastrados por la corrección generalizada a los valores bancarios. No en vano, el renovado temor a la crisis subprime ha devastado esta semana la cotización de gigantes como Barclays o Royal Bank of Scotland, que han perdido respectivamente el 11,7% y el 15,3% de su capitalización bursátil esta semana. 'Bastaría con que el Ibex cerrara el año en los niveles actuales', señalaba el viernes el responsable de una gestora de fondos.

La inquietud se extiende entre las tecnológicas

El miedo a los efectos de la crisis hipotecaria estadounidense terminó por golpear esta semana a los valores tecnológicos, que habían sido hasta el momento puerto seguro en medio de las turbulencias. De hecho, el Nasdaq había escalado en poco más de dos meses y medio el 16% y destaca como el índice estadounidense más rentable, con una subida en lo que va de año del 8,80%.

Pero las malas noticias han comenzado a llegar esta semana, primero con la advertencia de Cisco Systems, líder en la fabricación de redes para equipos informáticos, que advirtió de un drástico descenso de los pedidos por parte de los bancos y los particulares estadounidenses. Y luego con Qualcomm, fabricante de tecnología inalámbrica, que ofreció previsiones por debajo de lo esperado en el mercado.

En definitiva, el Nasdaq ha puesto freno a los ascensos y en la semana ha retrocedido el 6,49%. 'las tecnológicas habían reaccionado con mucha fuerza pero no van a sufrir tanto como la banca y las aseguradoras. En el momento actual, es en valores como Telefónica y las compañías tecnológicas donde preferimos estar', apunta Francesc Pau, director de gestión de patrimonios de GVC.

El récord del crudo y el euro agravan las caídas

El Ibex prometía a mitad de semana el logro de alcanzar los 16.000 puntos aun con el precio del petróleo y el euro en máximos históricos. Pero, ante las renovadas turbulencias en el mercado financiero, los niveles récord del crudo y de la divisa europea han sido un factor agravante para los mercados. 'Si no se tuviera en cuenta la incertidumbre en el sector financiero, el petróleo y el euro no tendrían por qué influir. Pero en el actual entorno, demuestran que son factores que agravan la situación', declaran desde Ibercaja Gestión.

El petróleo ha coqueteado esta semana con el mítico nivel de los 100 dólares por barril y la variante West Texas del mercado estadounidense llegó a marcar los 98,62 dólares. Por su parte, el barril brent cotiza alrededor de los 96 dólares, también a un precio récord.

Esta misma semana, la Agencia Internacional de la Energía (AIE) alertó sobre una posible nueva crisis de oferta de petróleo antes de 2015, a la vista del crecimiento imparable de las economías china e india.

Por su parte, el dólar no consigue frenar su debilidad ante el euro, que ha alcanzado los 1,47 dólares y se va a haciendo un hueco en las reservas en divisas de la economía china.