Estrenos más recientes

Salidas a Bolsa con escudos anticaídas

Las compras de los bancos colocadores evitan grandes descalabros en Criteria, Codere y Fluidra.

Desde luego, no han sido grandes bombazos bursátiles, pero sus cotizaciones tampoco sufren estropicios llamativos, al menos de momento. Los inversores que acudieron a la salida a Bolsa de Criteria pierden un leve 1,7% y los de Codere registran unas minusvalías latentes de sólo el 0,5%. Es más, pese a la pérdida de fuelle respecto al día de su debut, Fluidra se mantiene a flote por encima de los 6,5 euros a los que se colocó.

Y es que los deberes de las entidades que participan en las operaciones de salida a Bolsa no finalizan el día de la puesta de largo en el parqué. 'Aunque no existe un compromiso en firme, normalmente se ocupan de evitar que caigan por debajo del precio de referencia durante un tiempo prudencial', explica el operador de una entidad participante en reciente salida. En los folletos de Ofertas Públicas de Venta y Suscripción, se recoge la figura del agente de estabilización -conocido en el argot como cuidador y que suele ser el coordinador global-, cuyo objetivo último es 'apoyar el precio de mercado de las acciones'.

No siempre es necesario

Apoyar la cotización de las debutantes no es una obligación de las entidades, aunque es habitual

Así, es poco habitual que las cotizaciones retrocedan con fuerza los primeros días. 'El dinero que pongan encima del tapete depende de su grado de compromiso con la recién estrenada y el dinero que hayan ingresado por las comisiones de colocación', explica otro experto que prefiere no ser citado. 'En algunos casos, eso sí, es innecesario, gracias a que abundan las compras', matiza.

Con todo, ha habido ejemplos de debut con descalabros incluso en el primer día, aquél en el que los bancos se esfuerzan en dar la cara por las compañías a las que han ayudado a estrenarse. Son los casos de GAM, Parquesol o BME. En el lado opuesto, Caja Madrid Bolsa se empleó a fondo para evitar un fiasco durante la primera sesión de Realia. También en Codere, Fluidra y Criteria los colocadores han alargado su mano protectora para recoger una importante parte del papel que ha salido al mercado, tal y como revelan los datos recopilados por Bloomberg (véase gráfico). Y no sólo el primer día. Las entidades que participaron en los debut se sitúan en los primeros puestos del ranking por compras netas hasta ayer. En la firma dedicada al juego, las adquisiciones de Credit Suisse encabezan la lista con 24,2 millones de euros; en Fluidra, Ibersecurities, el broker de Banco Sabadell -colocador y accionista de la firma-, ostenta un puesto destacado con 5,07 millones de euros; y lo mismo ocurre con Morgan Stanley (79,95 millones de euros ), UBS (72,85 millones) y La Caixa (18,84 millones) en Criteria. 'La están apoyando: si no fuera así, las caídas serían abultadas', advierte un operador.

Análisis censurados durante 40 días

En un elevado porcentaje, las entidades que han tomado parte en el proceso de salida a Bolsa seguirán, posteriormente, a la compañía desde sus respectivos departamentos de análisis, pero antes habrán de guardar un silencio obligado. Así, desde el debut, los analistas de los bancos que han intervenido tienen que abstenerse de dar recomendaciones durante los 40 días siguientes, un periodo conocido con el nombre de black out. Por lo tanto, ni de Fluidra, ni de Codere, ni de Criteria hay recomendaciones por parte de los bancos que las ayudaron a cotizar. Eso sí, las denominadas murallas chinas, que impiden la mezcla de intereses de las distintas áreas de negocio, posibilitan que las recomendaciones de los analistas entren en clara contradicción con las valoraciones de sus compañeros de banca de inversión. Uno de los más casos más sonados ha sido Vueling: Goldman Sachs, coordinador de la OPV, le asignó un primer precio objetivo de 20 euros por título, un 33% por debajo del precio de colocación. También Morgan Stanley y BNP Paribas, colocadores de BME, le otorgaron valoraciones inferiores al precio de OPV.