_
_
_
_
_
Laboral

CEOE dice que la propuesta sindical del SMI elevaría todos los salarios un 8%

El Ministerio de Trabajo avaló ayer la propuesta sindical de subir el salario mínimo interprofesional (SMI) a 816 euros en 2012 y se comprometió a trasladarla al PSOE para que valore incluirla en su programa electoral. Esto no gustó a CEOE, donde los empresarios creen que la propuesta elevará toda la masa salarial un 8% anual; algo que ven inasumible.

El próximo proceso de diálogo social que tendrá que abrir el Gobierno que salga de las elecciones de marzo, nacerá con una polémica heredada sobre la mesa: negociar una nueva subida del salario mínimo. Empresarios y sindicatos aparecen claramente enfrentados respecto a este asunto.

El actual Gobierno dejará esta renta en 600 euros al mes (en 14 pagas) para 2008, pero los sindicatos ya presentaron ayer al Ministerio de Trabajo y a la patronal CEOE-Cepyme una nueva propuesta para elevar dicha renta mínima a 816 euros en 2012 y a 1.111 euros mensuales cuatro años más tarde, en 2016.

Los responsables de la patronal mostraron su rotunda disconformidad con esta propuesta durante la reunión de ayer, al considerar, en primer lugar, que el final de la legislatura y 'en medio de una coyuntura de creciente incertidumbre, donde los riesgos para el crecimiento económico aumentan', no es el momento de negociarlo.

Trabajo descarta asumir compromisos para la próxima legislatura

Y, más allá de esta circunstancia, porque los empresarios consideran que 'de aprobarse la subidas propuestas se alcanzarían aumentos significativos en todas las categorías de las tablas salariales'.

En concreto, la patronal argumenta que el incremento del 29% del salario mínimo entre 2004 y 2008 ha sido asumible por las empresas debido a que aún había diferencias entre esta renta y los salarios mínimos pactados en convenio. Por este motivo, el alza del SMI no ha arrastrado los salarios inmediatamente superiores.

Sin embargo, según sus cálculos una nueva subida del 8% anual durante ocho años, acercaría el SMI a las rentas mínimas de los convenios, lo que se traduciría en un 'desplazamiento de la masa salarial global, en distinta medida según los niveles retributivos, pero proporcional al incremento del SMI'. Así, el efecto arrastre de la masa salarial en conjunto que pagan los empresarios sería equivalente al 8% anual.

Esto, que en un principio afectaría sólo a las categorías salariales más bajas, según explica CEOE, 'terminaría por afectar a toda la tabla salarial (...) e incrementaría las cotizaciones, con el correspondiente aumento de los costes salariales unitarios que podrían deteriorar, aún más, la posición competitiva de la economía española'.

Sin embargo, los responsables gubernamentales no comparten esta visión. El secretario general de Empleo, Antonio González, consideró ayer la propuesta sindical 'interesante, razonable y generosa'. Con ello, respaldaba la idea del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien dijo que el SMI de 800 euros es un objetivo 'razonable, posible y compatible'.

Ante ello, la CEOE advirtió ayer de forma tajante que un acuerdo bilateral en esta materia entre Gobierno y sindicatos 'sería rechazable y perjudicaría gravemente el diálogo social futuro'.

De momento, la sangre no llegará al río porque González dejó claro que dentro del presente mandato y en el actual proceso de diálogo social no hay tiempo para estudiar esta propuesta y añadió que tampoco es posible asumir compromisos para próximas legislaturas y gobiernos. Es más, se comprometió a trasladar al PSOE la propuesta de subida a 816 euros en 2012, para que la incluya en su programa electoral si lo considera oportuno, pero no el alza hasta 1.111 euros en 2106.

Dicho todo esto, una negociación aún pendiente y que sí podría verse afectada por esta discrepancia entre patronal y sindicatos, es la prórroga del Acuerdo de Negociación Colectiva para 2008. En este sentido, CEOE recordó a los sindicatos que su propuesta en un momento coyuntural adverso, como el actual, iría en contra de la ayuda que han mantenido hasta ahora pactando salarios moderados durante los últimos seis años.

Por otra parte, el Gobierno sigue estudiando una vía para revalorizar el Indicador Publico de Rentas de Efectos Múltiples (Iprem), ya que su intención es elevarlo como la inflación prevista y los sindicatos quieren que suba como el IPC real.

El PP quiere rebajar las cotizaciones

El secretario ejecutivo de Economía y Empleo del Partido Popular, Miguel Arias Cañete, alertó ayer del 'efecto perverso' que puede generar sobre la creación de empleo. En concreto, defendió, en declaraciones a Servimedia, que una subida de los salarios más bajos 'puede ser positiva', pero debe tener en cuenta el contexto económico y analizar 'si disuade la creación de empleo', e incentivaría la economía sumergida.Además, Cañete consideró que aún es necesaria una mayor vinculación de los crecimientos salariales a la productividad. Esto se conseguiría, a su juicio, un una reforma de la negociación colectiva que primará los convenios de empresa frente a los de ámbitos superiores.En el terreno de los costes, el responsable económico popular también dudó del sentido que tiene seguir nutriendo el fondo de reserva de las pensiones, que superará los 50.000 euros en 2008. En su lugar, propuso que si el PP gana las elecciones estudiará destinar los excedentes del sistema a rebajar las cotizaciones que pagan los empresarios a la Seguridad Social y al Fondo de Garantía salarial.

Archivado En

_
_