'Telecos'

Orange logra 50.000 altas con su oferta 'todo en uno', pero sólo da voz a 1.300

Se lanzó a finales de septiembre con la intención de vapulear el mercado del ADSL y los resultados están siendo positivos si se comparan con los registros de propuestas similares. Orange ha captado 50.000 clientes con su oferta de banda ancha, voz y televisión, pero por ahora no les da el servicio completo a todos. Sólo 1.300 disfrutan de telefonía con su red.

Orange ha elegido una fórmula en dos fases para dar servicio a los clientes que se apunten a su oferta estrella, el todo en uno, la propuesta que une ADSL a un máximo de 20 megas, televisión por internet, telefonía fija y bonos de móvil en una sola factura, por 34,95 euros al mes. Primero prepara la infraestructura de los clientes para que reciban el ADSL y la televisión, mientras que deja la telefonía fija para una segunda fase.

El resultado es que la operadora ha captado 50.000 clientes con su propuesta en sólo seis semanas entre altas nuevas y clientes que ya tenían algún servicio, según un portavoz oficial de Orange, algo por encima de los resultados que han conseguido en el pasado lanzamientos parecidos, pero sólo un 2,6% de ellos tiene realmente el todo en uno. Los usuarios de la filial de France Télécom que disponen en sus hogares del servicio completo, incluida la voz, eran únicamente 1.300, según las cifras de cierre de octubre, afirman fuentes cercanas a Telefónica.

Orange reconoce este hecho, aunque calcula que el número es ligeramente superior, y lo justifica por la necesidad de asegurar la calidad del servicio. La compañía primero comprueba que el acceso a internet y la televisión funcionan sin problemas para pedir la portabilidad de la línea fija a Telefónica y darla con su propia red. Según asegura Orange, los clientes nunca se quedan sin telefonía, salvo durante el trámite del cambio de número, porque primero la tienen con una operadora y luego, con otra.

Esta dilación entre un servicio y otro -Orange no especificó cuál es el plazo- hace que el número de peticiones de alta de telefonía fija que tramita Telefónica sea muy reducido. Puesto que todos los clientes que está captando Orange disponen del servicio de voz con el ex monopolio, la compañía francesa tiene obligatoriamente que plantear a Telefónica una solicitud de alta para hacer la portabilidad y en ese momento es cuando da comienzo el proceso de cambio de operador.

Cambio de clientes

Hasta el final de octubre, Telefónica disponía de 1.300 peticiones de este tipo, según fuentes cercanas a la compañía. En esa mismas fechas, Orange dio un paso al frente para criticar las prácticas de Telefónica, asegurando que las trabas que ponía al cambio de clientes afectaban a la captación de usuarios por parte de sus rivales. La compañía hizo mención específica a los problemas que se estaba encontrando con su oferta todo en uno, algo que fuentes cercanas a Telefónica cuestionan, dadas las limitadas cifras de solicitudes que obraban en su poder y que, en consecuencia, podía retrasar.

Lo realmente novedoso de la oferta presentada a finales de septiembre por Orange es la telefonía fija o, más bien, la fórmula elegida para proporcionarla. Parte de los clientes que se han dado de alta en la propuesta todo en uno ya tenían acceso de banda ancha con la compañía, pero no disponían de voz como se ha empezado a dar ahora, con la tecnología IP. Se trata de la primera vez que una operadora pone en marcha en España un proyecto para dar de forma más o menos masiva la telefonía fija con voz sobre IP y lo puede hacer gracias a uno de los cambios que ha establecido la regulación.

Estas modificaciones permiten que la voz, en lugar de tener su canal específico tradicional, pueda darse a través del llamado bucle parcialmente desagregado, que antes sólo estaba habilitado para dar internet.