ANÁLISIS

La economía española crecerá un 3,3%... este año

Pedro Solbes se ha rendido a la evidencia. En sus últimas apariciones públicas ha admitido ya que tiene poco fundamento mantener un cuadro macroeconómico con un crecimiento del 3,3% para el año 2008. Pese a quitarle importancia a todo debate sobre décimas, que la tiene cuando la tendencia de la actividad es contractiva porque lima todas las variables fiscales de ingresos y engorda las de gastos, da por bueno un crecimiento del 3%, y así aparecerá a fin de año en las cuentas que apruebe el Congreso para 2008.

Solbes ha rectificado al comprobar el calado de la desaceleración económica. Los datos disponibles sobre actividad inmobiliaria son preocupantes, con descensos de dos dígitos en las casas iniciadas o vendidas, y ciertamente alarmantes en las cifras de ingresos fiscales ligados a la actividad residencial. Cifras no reveladas de Hacienda hablan de descensos de más del 30% en lo que va de año, y los presupuestos de las comunidades de 2008 ya recogen una contracción muy fuerte en los recursos proporcionados por Transmisiones Patrimoniales, uno de sus pilares fiscales. Los promotores dicen, cuando dicen verdad, que no se vende una casa, y cuesta creer que la inversión residencial no sea negativa en 2008.

El tercer trimestre del año ha computado un crecimiento intertrimestral de seis décimas, que han reducido en tres la tasa interanual, del 4% al 3,7%. La desaceleración es muy notable. En ninguno de los diez últimos trimestres se ha producido una tan abultada. Los responsables económicos han gozado de unos años dorados en los que las desviaciones de los pronósticos eran alcistas, y en los que presupuestar con modestia se convertía en el mejor de los regalos cuando aparecía el maná de los ingresos fiscales. Pero no desconocen que cuando el ciclo de actividad se da la vuelta, la velocidad es igualmente endiablada.

No es aventurado apostar que el 3,3% de crecimiento del PIB que Solbes estima para 2008 se producirá en 2007. Acumulando los tres primeros trimestres del año (dos con datos del INE y el tercero con los del Banco de España) el crecimiento llega al 2,5%. Tiene que registrarse un cuarto espectacular, de un avance intertrimestral superior al 1,1%, para alcanzar la previsión que aún hoy tiene el Gobierno en el 3,7%. Si el avance es de un 0,8% (dos décimas mejor que el tercero) el PIB crecerá este año un 3,3%. En ese escenario Solbes tiene que hacer un ajuste más serio de su cuadro para 2008: ni siquiera un 3% es aceptable.

José Antonio Vega. Subdirector de Cinco Días