Volumen de negocio

La Bolsa registra en diez meses un 30% más de transacciones que en todo 2006

Los vaivenes que sufre el mercado, los máximos históricos marcados por el índice selectivo, las operaciones corporativas y las salidas a bolsa, principales razones que han disparado el volumen de negocio.

La Bolsa española está imparable como ha demostrado en las últimas semanas pero los niveles récord no sólo se registran en los índices sino que vienen apoyados por un alto volumen de negocio. Y es que en sólo diez meses, la Bolsa española ha registrado un mayor número de negociaciones que en todo el ejercicio anterior. Las transacciones realizadas entre enero y octubre han superado los 28,7 millones, lo que supone un incremento del 30% respecto a las 22,45 millones que se realizaron durante todo 2006. Mientras, el volumen de negocio en los diez primeros meses del año ha alcanzado los 1,5 millones de euros, cifra también récord.

Los expertos no se sorprenden de que este mes haya sido espectacularmente fuerte viendo los volúmenes de actividad que se están registrado este año. En primer lugar, por las importantes ganancias del Ibex, que en el año acumula una revalorización del 11,25%.

En segundo lugar, por la frenética actividad corporativa en la que están envueltas numerosas empresas cotizadas y algunas nuevas que están por venir. Iberia y Altadis están en la parrilla de salida. El último episodio corporativo lo vivimos el pasado miércoles cuando Mapfre anunció la compra de una aseguradora estadounidense.

BME 32,94 0,00%

En tercer lugar, el número de empresas que acuden a la bolsa en busca de financiación también están teniendo un impacto en el volumen negociado. El año pasado, la bolsa registró un número récord de salidas a bolsa, con 10 ofertas públicas de venta de acciones (OPV). En lo que va de ejercicio, siete compañías han dado el salto al parqué.

El incremento de la cultura financiera y el desarrollo de la operativa bursátil por Internet son otros factores a tener en cuenta. A estos se añade el mejor tratamiento fiscal que reciben los rendimientos al ahorro desde el pasado 1 de enero. Este factor es menos determinante, debido a que sólo alrededor del 5% de la contratación en bolsa está en manos de inversores particulares.