Infraestructuras

Zapatero elude dar fechas para la llegada del AVE a Barcelona

La incertidumbre que rodea las obras del AVE a Barcelona llevó ayer a José Luis Rodríguez Zapatero a eludir cualquier compromiso sobre las fechas de su finalización. Es un dato que prefirió dejar en el aire durante su comparencia en el Congreso de los Diputados, donde sí acentuó la prioridad que supone para el Gobierno garantizar la seguridad de los viajeros y, en segundo lugar, restablecer el servicio en las tres líneas de cercanías afectadas. En el plano político, asumió toda la responsabilidad por lo ocurrido.

Zapatero elude dar fechas para la llegada delAVE a Barcelona
Zapatero elude dar fechas para la llegada delAVE a Barcelona

Era el de Zapatero un discurso tan previsible que el líder del PP, Mariano Rajoy no tuvo que mover una coma de la contestación que previamente le habían preparado por escrito sus asesores. El presidente del Gobierno expuso de forma clara las reglas de juego que regirán a partir de ahora en una obra que está suponiendo incomodidades para 100.000 barceloneses, serios quebraderos de cabeza para la Generalitat de Cataluña y tensiones añadidas en las relaciones entre ésta y el Ejecutivo central. Sin contar con el castigo que arrastra la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, principal diana de las críticas que ayer expusieron en el Congreso todos los grupos de la oposición. Zapatero elogió ayer la gestión de su ministra.

La primera regla es la seguridad. Zapatero prometió que 'no se reanudarán obras ni servicios sin plena garantías' para viajeros y trabajadores. La segunda regla es el restablecimiento del servicio de cercanías una vez culminen los trabajos de mantenimiento en las tres líneas afectadas. Y la tercera es retomar la construcción del trazado del AVE 'cuando las circunstancias lo permitan'. Para ninguna de estas tres prioridades hay fechas o, al menos, ayer Zapatero no las oficializó. Dependerán, reconoció, del criterio de las empresas que trabajan en esta infraestructura. 'No voy a hacer promesas irrelevantes sobre fechas previstas, no hay fechas para ello, queremos terminar la obra cuanto antes', admitió el presidente, consciente de que por esa vía iban a colarse muchas de las críticas de los partidos catalanes y también del PP. En este contexto, recordó que la finalización de las obras estaba prevista en febrero pasado, más tarde se habló de agosto y, por último, del 21 de diciembre. 'No pasa nada por tener que prorrogar estas fechas', explicó con resignación.

Zapatero asumió toda la responsabilidad de la crisis ferroviaria, una actitud que adquiere todo su sentido si se tiene en cuenta que será el PSC la fuerza política que rendirá cuentas en Cataluña en las elecciones de marzo. Es lógico, además, que el coste electoral que pague el PSOE por esta crisis en el resto de España sea reducido. Al menos esto es lo que se opina en el núcleo duro del Gobierno, donde se comprende el escaso margen del presidente para encarar un relevo en Fomento.

Medidas de 'corrección y control' adoptadas para afrontar la crisis

¦bull; El cambio del equipo de dirección de la obra es, según Zapatero, la primera medida adoptada por el Gobierno para superar la crisis. El presidente anunció que se auditará el terreno, se rellenarán los desplazamientos de tierras, se impermeabilizará la obra y se estabilizará el túnel por donde transcurren las obras gracias a la contratación de nuevas empresas seleccionadas por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias.

¦bull; Zapatero recordó que se ha resuelto el contrato con Cygsa, la empresa encargada del control y supervisión técnicos de la obra, mientras que se ha adjudicado a dos nuevas empresas las obras de emergencia que han de abordarse para reparar los daños causados.

¦bull; Para restablecer cuanto antes el servicio de cercanías, ya se han iniciado las obras de apuntalamiento del túnel afectado mediante la implantación de tablestacas para asegurar su estabilidad estructural, de acuerdo con el informe técnico elaborado por la Universidad Politécnica de Cataluña. Con posterioridad, se sustituirán las pantallas que han resultado dañadas en cercanías.

¦bull; Por último, el presidente señaló que se está trabajando en prevenir nuevos desplazamientos de tierras mediante la inyección de mortero y otros tratamientos. Finalmente, se efectuarán las tareas de nivelación de las vías.

PP y PNV critican a Fomento por señalar a OHL

No hay tiempo, mantuvo ayer Zapatero, para 'tomar decisiones que dificulten la prosecución de las obras' del AVE 'y por eso en ningún momento el Gobierno ha especulado con la rescisión de contratos con la empresa o empresas implicadas en el error constructivo'. Este error, abundó el presidente, tuvo su origen en el producto utilizado para sellar el soporte del túnel del AVE frente a filtraciones, 'que no se comportó como estaba previsto', permitió estas filtraciones y provocó el movimiento de tierras y el hundimiento del andén de la estación de Bellvitge. A OHL, empresa adjudicataria del tramo donde ocurrió el accidente, se le ha impuesto el cambio del equipo de dirección de la obra. Pero, en opinión del líder del PP, Mariano Rajoy, el Gobierno no sólo culpó indebidamente a la citada empresa de lo ocurrido sino que incurrió en 'un gesto genuinamente totalitario' al 'poner en duda su solvencia empresarial'. El PNV también censuró 'que el Gobierno haya transferido un problema político y administrativo al ámbito empresarial'.

Rajoy se cebó en la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, y, al igual que el resto de los grupos de la oposición, solicitó su cese. 'Pretender que la señora ministra resuelva el caos es una quimera, algo así como nombrar ministro de Sanidad al virus de la gripe', ironizó. Convergencia i Unió y Esquerra Republicana de Cataluña pidieron a Zapatero su cese fulminante.

El presidente presumió de dar la cara ante los problemas y reprochó a Rajoy que se escude 'en su primo' para disculpar la metedura de pata que supuso quitar importancia al cambio climático o 'en los técnicos' cuando se refirió en su etapa de Gobierno a 'los hilillos del Prestige'.