Subida

La inflación también se dispara en la zona euro y alcanza el 2,6%

La fuerte subida del barril de petróleo, que se ha encarecido cerca de 30 dólares en lo que va de año, y de algunos alimentos básicos, también ha dinamitado los precios en la zona euro que han crecido un 2,6% en octubre, según el dato avanzado ayer por Eurostat, la oficina de estadística de la Unión Europea.

Esta subida de cinco décimas respecto a septiembre se produce tan sólo un día después de que el INE avanzará que los precios en España crecieron un 3,6% en octubre en tasa interanual (año sobre año), lo que suponía un alza de nueve décimas respecto al mes de septiembre.

Si se confirma el dato de los precios en la Unión Europea, que se hará oficial el próximo 15 de noviembre, el diferencial de inflación de España con respecto a la zona euro volvería a estar en el entorno de un punto, frente a las seis décimas de diferencia que había registrado en los últimos meses.

El fuerte repunte de los precios confirma los pronósticos del Banco Central Europeo y de la Comisión Europea, en el que preveían una fuerte subida de los precios como consecuencia del efecto base del petróleo.

Este se produce cuando existe una fuerte diferencia de precios entre los mismos meses de diferentes años. En el último trimestre de 2006, los precios del barril de petróleo estuvieron oscilando en una horquilla de 60 a 65 dólares, mientras que en el mismo periodo de 2007, el precio nunca ha bajado de 75 dólares y ha llegado incluso a superar los 90 dólares. El menor precio del petróleo fue el que permitió mantener a la inflación por debajo del 3% en 2006.

El petróleo alcanza un nuevo récord

El precio del barril de crudo Brent parece que no ha alcanzado su límite y estar dispuesto a tirar por tierra las predicciones de los analistas, que auguraban que no habría más subidas a corto plazo.

El petróleo volvió a alcanzar un nuevo máximo en su cotización diaria, al llegar a los 90,94 dólares, en una sesión en la que se mantuvo generalmente por debajo de los 88 dólares. La bajada en 3,9 millones de barriles de las reservas de crudo en EE UU y el mayor crecimiento económico estadounidense aupó el precio que recuperó tres décimas respecto a la cotización del martes