Impuestos

La UE suprimirá las trabas fiscales a la liquidación de compras transfronterizas

Bruselas va a reformar el sistema de retención en origen de los impuestos devengados por una compra transfronteriza de acciones para facilitar ese tipo de operaciones.

El sistema actual de retención fiscal en las operaciones bursátiles transfronterizas resulta 'costoso e ineficiente y puede crear problemas de confidencialidad, de privacidad y de protección de datos'. El demoledor diagnóstico procede del segundo informe, recién publicado, del grupo de expertos en fiscalidad creado por la Comisión Europea en 2005 para identificar y eliminar las trabas fiscales en la liquidación de ese tipo de operaciones.

Los 15 expertos de 'alto calibre', como se definen a sí mismos en el documento, proponen una revisión de la aplicación de las retenciones que, según aseguran, no pone en peligro ni los ingresos de las haciendas públicas ni expone a los inversores e intermediarios a riesgos innecesarios.

Su principal propuesta aboga por que todos los intermediarios de la operación estén facultados para ejercer la retención o dispensar su pago, con independencia de que actúen en el país de origen del emisor de las acciones o en un tercero.

En los casos en que la operación conlleve obligaciones fiscales para el vendedor, la entidad encargada de la liquidación aplicará el tipo de imposición del país que corresponda y remitirá a ese Estado los impuestos retenidos.

La Comisión Europea se mostró dispuesta el martes a seguir esta recomendación y anunció su intención de comenzar a discutir las soluciones posibles con los 27 países de la UE.

La reforma planteada, según los expertos, agiliza y abarata la tramitación de las operaciones bursátiles transfronterizas, cuya compensación y liquidación cuesta ahora hasta 10 veces más que en las transacciones nacionales.

En la actualidad, el inversor que intenta comprar o vender acciones en un país de la UE distinto al de su residencia se topa con una maraña de normas fiscales que pueden llegar incluso a disuadirle de llevar a cabo la operación. 'Los sistemas de recaudación y exención varían considerablemente de un Estado a otro', señala el informe de los expertos. 'A menudo, inclusos se aplican métodos diferentes según el tipo de valores dentro de un mismo Estado'.

La creciente integración de los mercados, que facilita que el comprador o el vendedor se encuentren en un país distinto al del emisor de las acciones, ha dejado obsoleto esos sistemas. Entre las incoherencias subrayadas por los expertos destaca el que 'la responsabilidad de recaudar la retención fiscal en nombre del Estado de origen del emisor se impone a menudo a entidades que no tienen conexión con el inversor final o el vendedor'.