Laboral

El empleo en I+D se dispara un 35% en un año

La contratación de trabajadores en el sector de la investigación y desarrollo (I+D) se ha disparado un 35% en lo que va de año, con el registro de 11.851 nuevos cotizantes a la Seguridad Social. Además, la industria creó un 70% de empleo más que la construcción en el presente ejercicio.

Muchos analistas no terminan de ver claro que el patrón de crecimiento de la economía española esté haciéndose más productivo. De hecho, uno de los datos más erráticos a lo largo de los últimos meses ha sido el del empleo, que dependiendo de la fuente estadística y del mes que se tomara como referencia apuntaba una cosa o la contraria.

Sin embargo, un análisis detallado por sectores del registro de la Seguridad Social en lo que va de año revela datos tendentes a esta mejora del modelo productivo.

Quizás uno de los más significativos sea el fuerte impulso experimentado por el sector de investigación y desarrollo, que es el que más ha crecido en el ejercicio, con la contratación de 11.851 trabajadores, un 35% más que entre enero y septiembre de 2006.

La actividad inmobiliaria ha perdido 8.661 puestos de trabajo este año

Varios factores han podido contribuir a esta situación. El primero de ellos, es posiblemente la apuesta de gasto público que se ha hecho en el sector. Así, el esfuerzo presupuestario en I+D+i está entre los que más ha crecido, pasando de 2.903 millones de euros en 2004 a 7.678 millones en 2008, lo que supone un incremento del 164%.

Otro de estos factores puede ser la incorporación a la Seguridad Social en los dos últimos años de los becarios de investigación que hayan superado el segundo curso de doctorado. Y más recientemente, la apertura, en marzo, de una oficina para facilitar la contratación rápida de inmigrantes cualificados, destinada específicamente a 'extranjeros en cuya actividad profesional concurran razones de interés público o incremento de la competitividad o relativas a la realización de trabajos de investigación y desarrollo que requieran alta cualificación'.

Aunque cuantitativamente, el dato más relevante es la marcha de la industria, en comparación con la construcción que ha sido en los últimos años el auténtico motor de la economía.

Cierto es que no todos los sectores industriales atraviesan un buen momento pero el balance entre las ramas industriales que ganan y pierden empleo resulta una creación neta de 95.642 empleos; mientras que el sector de la construcción, tras experimentar una clara desaceleración, ha creado entre enero y septiembre 56.465 puestos de trabajo. Esto supone que el empleo en la construcción ha crecido en el año a un ritmo del 3%, incluso inferior a lo que avanzó el empleo asalariado en general en este periodo (3,6%).

Es más, en el sector de las actividades inmobiliarias, relacionado directamente con la construcción, se han destruido 8.661 empleos este año. Dicho todo esto, sigue siendo el sector servicios el que se mantiene a la cabeza del empleo. Sólo la hostelería, la sanidad y la educación han generado más de la mitad de los 519.467 nuevos cotizantes registrados entre enero y septiembre de éste año.

El dato negativo del sector servicios lo aporta fundamentalmente el comercio, que como indicador de la demanda interna, refleja un claro deterioro de ésta, al haber perdido 62.923 empleos (46.490 el comercio al por mayor; y 16.490, al por menor).