Las consecuencias del ajuste inmobiliario

Los sindicatos de la construcción pedirán la jubilación en las obras a los 60 años

Las federaciones de la construcción de los sindicatos UGT (MCA) y de Comisiones Obreras (Fecoma) ultiman un documento en el que propondrán al Gobierno que la jubilación de los trabajadores del sector que estén a pie de obra puedan jubilarse a los 60 años, sin merma de sus derechos de pensión.

Qué hace un trabajador con 60 años subido a un andamio, cavando una zanja o colocando ladrillos? Esta es la pregunta que se hacen en la federación del Metal, Construcción y Afines (MCA) de UGT, que junto a Fecoma-CC OO, está preparando una propuesta por escrito, que trasladarán al Gobierno antes del final de la legislatura, para reclamar un sistema especial de jubilación, a los 60 años para los trabajadores del sector.

Según la propuesta que están diseñando los sindicatos, hay tres colectivos que podrían acogerse a este sistema especial de retiro en el momento de cumplir 60 años. Los que estén trabajando a pie de obra; los desempleados cuyo último trabajo haya sido en el sector; y los que estén de baja por incapacidades derivadas de accidentes o enfermedad profesional a consecuencia de su actividad en la construcción.

A todos ellos se les exigirían los 15 años de cotización como mínimo igual que al resto de los trabajadores y, además, se establecería un número de años añadido de cotización en el sector de la construcción. En función de este número de años cotizados en el sector se fijarían unos coeficientes reductores en la cuantía de la pensión, pero en el momento del cobro recibirán el 100% de lo que les corresponda.

El resultado en la práctica sería que su pensión no se verá tan recortada como si accedieran al actual sistema de jubilación anticipada que penaliza la cuantía de la prestación entre un 6% y un 8% por cada año que se jubilen antes de los 65 años. Esto supone que alguien que se retira ahora a los 61 años ve recortada su pensión entre un 30% y un 40% para el resto de su vida.

Un sistema similar de jubilación temprana, ya lo tienen otros colectivos como los bomberos y los mineros, si bien en el caso de éstos últimos, los coeficientes reductores son incluso menores ya que, en teoría, su esperanza de vida es inferior.

Los argumentos sindicales para hacer esta demanda se basan en el artículo 161.2 de la Ley General de la Seguridad Social, que establece la posibilidad de rebajar la edad mínima de jubilación en aquellos grupos o actividades profesionales de naturaleza penosa, tóxica, peligrosa o insalubre y tengan elevados índices de mortalidad.

En el Ministerio de Trabajo no han recibido formalmente esta propuesta, pero recientemente, responsables de la Seguridad Social consideraban muy difícil la posibilidad de aceptar dicha jubilación, sobre todo, por su elevado coste y ante el temor de que otros sectores siguieran esta reivindicación.

Sin embargo, fuentes sindicales rebaten que el coste vaya a ser tan elevado. De hecho, apuntan que su iniciativa también implicará ahorro para la Seguridad Social, con lo que si el coste final no es neutro, tampoco será un gasto neto.

Según las cifras que maneja MCA-UGT, facilitadas por Trabajo, el pasado año había 105.800 trabajadores de entre 55 y 59 años ocupados en actividades a pie de obra y sólo 54.300 de entre 60 y 65 años. La central explican que la mayoría de los 50.000 trabajadores que dejan su puesto al cumplir 60 años pasan a cobrar la prestación por desempleo hasta agotarla o bien encadenan bajas laborales. Ambos supuestos suponen un 'importante' gasto para las arcas de la Seguridad Social, que se evitaría con el retiro a los 60 años. A ello añaden, los gastos del sistema sanitario derivados de la mayor siniestralidad y propensión a enfermedades profesionales de los trabajadores de mayor edad. Y, por otro lado, los ingresos fiscales del Estado aumentarían, ya que la renta de estos trabajadores no disminuiría tanto como si estuvieran de baja, cobrando el paro o jubilados anticipadamente por el sistema actual.

Una posible salida a la crisis del empleo

Los sindicatos buscarán también el apoyo de la patronal del sector de la construcción para acudir a presentar su propuesta de forma conjunta ante el Ministerio de Trabajo. Fuentes empresariales no han expresado, de momento, su postura ante esta iniciativa, aunque hay quien asegura que podrían asumirla, al considerarla una posible salida a parte de la crisis de empleo que se avecina en el sector, según todos los analistas.

Asimismo, el plan sindical es que, dado que al actual Gobierno no le dará tiempo a sacar adelante la propuesta, sea el PSOE el que la asuma en su programa electoral para la próxima legislatura. Aunque, probablemente no será el único partido al que se lo propongan, según admitieron fuentes sindicales.

Los detractores

No obstante, MCA-UGT y Fecoma-CC OO se van a encontrar con más de un detractor a esta medida. Expertos en Seguridad Social consultados aseguran que se trata de una medida 'inasumible' tanto en términos de gasto público como socialmente, ya que sería un ejemplo a imitar por otros colectivos.

Según los argumentos de dichos detractores, la solución al problema de los trabajadores mayores en sectores como la construcción la tendrían que dar las empresas, que deberían reciclar a estos profesionales en puestos menos penosos. En su opinión, es injusto que cuando estos trabajadores son productivos la empresa aproveche su trabajo, y cuando ya no lo son se socialicen sus pérdidas.