Relevo

El presidente de Northern Rock dimite tras la crisis sufrida por la entidad

El 16 de septiembre, la cúpula directiva del octavo banco de Inglaterra por capitalización bursátil compareció ante el Comité Selecto del Tesoro a raíz de las dificultades en las que se ha visto envuelta la entidad.

La entidad indicó que "Matt Ridley había dejado claro en septiembre que deseaba dimitir, pero el consejo le pidió que permaneciera en su puesto hasta que los nuevos acuerdos de financiación estuvieran listos y hubiera comparecido ante el Comité Selecto del Tesoro".

"Tanto él como el consejo creen que ahora es el momento oportuno para aceptar su dimisión en interés de los accionistas del banco y que tendrá efecto en cuanto el nombramiento de Bryan Sanderson reciba el visto bueno de la FSA", añadió.

Por su parte, el director senior independiente de Northern Rock, Ian Gibson, apuntó que "el consejo está encantado de dar la bienvenida a Bryan Sanderson y quiero agradecer a Matt Ridley su esfuerzo como presidente de la entidad desde 2004 y particularmente por su compromiso durante las difíciles circunstancias de los últimos meses".

El pasado día 16 de septiembre, la cúpula directiva del octavo banco de Inglaterra por capitalización bursátil compareció ante el Comité Selecto del Tesoro a raíz de las dificultades en las que se ha visto envuelta la entidad desde que el pasado 14 de septiembre admitiera haber recurrido a un préstamo de emergencia del Banco de Inglaterra para hacer frente a sus problemas de liquidez.

En aquella comparecencia trascendió que los gestores del banco habían ofrecido su dimisión el pasado 30 de agosto, según confirmaron el presidente de Northern Rock, Matt Ridley, y el consejero delegado, Adam Applegarth, mientras que fue el propio Ian Gibson quien en aquella ocasión paralizó la posible dimisión en bloque de los directivos del banco señalando que lo que necesitaba la entidad "era gestionar la crisis y cuando ésta hubiera pasado sería el momento de retocar el consejo".

El quinto banco hipotecario de Reino Unido ha recurrido a préstamos del Banco de Inglaterra por importe de 16.000 millones de libras esterlinas (22.953 millones de euros) desde el pasado 14 de septiembre, más de un 50% de los depósitos de la entidad el pasado 30 de junio.