Encuesta

Las empresas extranjeras en España piden menos burocracia

Las empresas extranjeras establecidas en España han detectado una serie de puntos negros a la hora de invertir en el mercado español. Según estas compañías, encuestadas por la Sociedad Estatal para la Promoción y Atracción de las Inversiones Exteriores (Interes-Invest in Spain), el Gobierno español debería actuar para reducir los trámites administrativos y mejorar las relaciones empresariales con las Administraciones Públicas.

Además, los empresarios extranjeros encuentran otros aspectos que mejorar, como el sistema educativo español, el conocimiento de idiomas y la flexibilidad del mercado laboral, ya que lo consideran excesivamente rígidas tanto las contrataciones como los despidos.

Un tercer grupo de críticas de estos inversores van dirigidas a la necesidad de un 'mayor compromiso del país en inversión en I+D+i' y una mejora de la disponibilidad de centros logísticos y suelo industrial.

Sin embargo, ninguno de estos defectos impedirán que la mayoría de las empresas extranjeras siga en España. Así, según este barómetro presentado ayer por el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Joan Clos, el 70% de las empresas consultadas aseguraron que reinvertirá en España en 2008 y el 63% tiene planes de incrementar su plantilla en sus filiales españolas el próximo año.

Entre las principales fortalezas que encuentran en España para invertir están la situación política, económica y social del país, a la que le dan 4,3 puntos sobre 5. Asimismo, valoran los costes de la mano de obra cualificada; el acceso a la financiación y la calidad de vida, por su gastronomía, ocio y cultura.

Sistema financiero

Las compañías extranjeras consideran que el sistema financiero español goza de buena salud y destacan la eficacia del marco regulador y supervisor y la sofisticación de los sistemas financieros. Sin embargo, estiman mejorables sus incentivos y fiscalidad.