Valores

Criteria no recoge la subida de los valores que componen su cartera

Criteria ha defraudado las expectativas de los inversores en su primera semana en Bolsa. Desde su estreno, el pasado 10 de octubre, el holding industrial de La Caixa ha subido un 0,95%, a pesar del rally registrado por algunas de las principales compañías cotizadas que lo integran, como Telefónica o Gas Natural.

La mayor operación de salida a Bolsa de la historia española no ha tenido la buena acogida en el parqué que se esperaba. En sus primeros seis días bursátiles, las acciones de Criteria apenas se han revalorizado un 0,95%, hasta alcanzar ayer los 5,3 euros. Su precio acarició el máximo de 5,44 euros el día de su estreno, el 10 de octubre, pero a partir de ese momento el holding de La Caixa ha llegado a estar en varias ocasiones por debajo de la referencia de su debut bursátil, a 5,25 euros. Marcó un mínimo de 5,23 euros y, de no ser por el pequeño tirón de ayer (subió un 0,9%), hubiera terminado en tablas.

Este discreto balance, además, se ha producido con un entorno bastante positivo. Las principales participadas que integran Criteria han subido en este periodo como la espuma. Telefónica ha intentado el asalto a sus máximos históricos de hace siete años y, en estos seis días, se ha anotado una subida del 16,6%, mientras que Gas Natural ha mejorado un 7,19%. El resto de los pesos pesados del holding han mostrado una evolución más modesta: Repsol ha avanzado un 0,67%, Abertis un 0,26% y Agbar, un 0,18%.

Pero podía haber sido peor sin el respaldo de los colocadores: Morgan Stanley, UBS y La Caixa. De hecho, las firmas más activas en la compra de títulos de Criteria durante esta semana han sido Invercaixa, la sociedad de valores de la caja, Morgan y Ahorro Corporación. En total, se han movido en el mercado 168 millones de títulos, más de un 25% del capital que circula en el mercado.

Los expertos pensaban que Criteria arrancaría con subidas por el elevado descuento con el que ha salido a Bolsa, de un 28% frente al valor neto de sus activos. Sin embargo, estas previsiones no se han cumplido.

'Los holdings suelen ir así. No tienen una evolución mimética respecto a las compañías que los integran. Van con cierto retraso', explica Jordi Padilla, de Atlas Capital. Este experto matiza que el mercado exige un descuento aún más elevado si el peso de las compañías cotizadas es mayor. En el caso de La Caixa, éstas suponen un 83% del holding, mientras que las no cotizadas constituyen el 17%.

Los analistas consideran que lo más probable es que Criteria mantenga esta tónica a medio plazo. Pero también coinciden en que un revulsivo para la acción podría ser el anuncio por parte de La Caixa de la compra de un banco fuera de España o la inclusión del valor en el índice Ibex 35.

'El holding incluye algunas compañías muy buenas que están infravaloradas, como Gas Natural y Repsol', explica Juan Solana, de Intermoney Valores. Añade que 'es una apuesta para inversores conservadores. Pero hay que estar ahí porque las buenas noticias llegarán'.

Para Julio Carrión, de Urquijo Gestión, el único atractivo que ofrecía este valor era el descuento en su precio de salida, superior al de sus homólogos europeos (la media es del 20%). 'Cuando se cierre esta brecha, en los 5,75 euros, venderíamos', señala.

Codere saldrá a 21 euros, el mínimo de la banda

El fabricante de máquinas tragaperras fijó a última hora de ayer el precio de su salida a Bolsa en 21 euros por acción, el mínimo de la banda orientativa de precios, que oscilaba entre 21 y 26 euros. Codere explica que ha fijado el precio de común a cuerdo con Credit Suisse, la entidad coordinadora de la operación, de tal forma que la capitalización inicial de la empresa se situará en unos 1.150 millones de euros. Codere, que debutará en el parqué este viernes 19 de octubre a las 12.00 horas tras adelantar la fecha desde el 25 de octubre, asegura que la oferta ha sido suscrita en 1,9 veces respecto al precio fijado finalmente. Esta Oferta Pública de Venta (OPV) y de Suscripción (OPS) se ha dirigido exclusivamente a los inversores institucionales, de manera que los minoritarios que quieran ser accionistas tendrán que comprar a partir de su estreno.