Hipotecas

Caja Madrid registra el menor tirón de crédito hipotecario en cinco años

La solicitud de hipotecas se frena. Caja Madrid acaba de presentar los resultados de los nueve primeros meses del año en los que se observa una fuerte desaceleración del crédito a vivienda, que sólo aumenta un 8,9%, el avance más modesto del último lustro. La entidad de ahorro gana 1.266 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 44,4% más.

A pesar de que el crédito hipotecario ha sufrido una importante desaceleración, la buena marcha del resto de la actividad financiera ha permitido ganar al grupo Caja Madrid 1.267 millones de euros de enero a septiembre, lo que representa un 44,4% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

Los responsables de la entidad reconocen que 'ha habido una desaceleración clara del crecimiento del crédito hipotecario', que ha pasado de aumentar a tasas del 31,6% el año pasado a ni siquiera llegar a los dos dígitos en los nueve primeros meses de 2007. El incremento del 8,9% actual representa una subida 3,5 veces menor que la de septiembre de 2006.

Caja Madrid lo explica por la disminución de la demanda como consecuencia del repunte del euríbor, el principal indicador de hipotecas, y adelanta que ésta situación se prolongará en los próximos meses. 'El crédito a la vivienda va a seguir desacelerándose pero no de una forma tan brusca como lo ha hecho ahora y siempre a tasas positivas', señalan en la entidad, que no prevé incrementos de los diferenciales por el encarecimiento en la captación de recursos.

Dentro del crédito a vivienda, Caja Madrid no incluye el préstamo al promotor, de ahí que la cifra haya que interpretarla como una disminución de la solicitud de hipotecas por parte de las familias y no tanto de las promotoras. La financiación a la actividad inmobiliaria se incluye dentro del epígrafe de créditos a empresas, que en a septiembre ha repuntado un 27,2%, impulsando el aumento del crédito.

No obstante, Caja Madrid estima que el crecimiento del préstamo a promotor ha sido algo menor, del 13,5%. La caja asegura que este descenso se debe a la presentación de menores proyectos inmobiliarios y no a que se haya negado financiación a estas empresas constructoras.

El préstamo al promotor supone un 10% de su cartera de créditos a clientes, es decir, unos 10.415 millones de euros, y sólo un 1% está dirigido a financiación de suelo.

El encarecimiento del euríbor ha provocado no sólo una menor solicitud de hipotecas, sino también un aumento de la tasa de morosidad hasta el 0,71% desde el 0,63% registrado en septiembre de 2006. Aunque la caja ha querido restarle importancia, al advertir que en Europa lo normal es que se sitúe en el 1%, lo cierto es que Caja Madrid advierte que 'ha habido retrasos en los pagos'.

La tasa de cobertura se encuentra en el 238% a septiembre de este año, frente al 261% de los nueve primeros meses de 2006, lo que supone 23 puntos más. A pesar de todo esto, el repunte del volumen de negocio, que ha ascendido a 248.544 millones de euros, un 16,7% más, se ha cimentado en el aumento del 17,2% del crédito y en el alza del 18,1% de los recursos.

En los nueve primeros meses, los depósitos han crecido un 46%. La entidad ha captado 3.000 millones, de ellos 600 millones han sido en el depósito Sentido y Sensibilidad.

Prestamista de 4.000 millones

La venta del 9,9% de Endesa a Enel y Acciona proporcionó a la entidad madrileña unas plusvalías de 2.341 millones de euros, a lo que hay que sumar la inversión inicial. En total, unos 4.000 millones de euros que el grupo ha colocado en el interbancario a un día, aprovechando la sequía existente en el mercado.

Caja Madrid se ha convertido así en uno de los prestamistas más importantes del sistema, a la espera de que surja alguna oportunidad interesante de compra en el exterior. Caja Madrid cree que la crisis de liquidez empieza a remitir y que los bancos ya comienzan a prestarse a muy corto plazo, sin embargo, fuentes de la entidad sostienen que las actuales turbulencias podrían prolongarse durante unos meses más. No obstante, la posición de Caja Madrid hace que le resulte innecesario realizar plusvalías y descarta vender el 10% de Iberia.