Impulso

Los problemas de Boeing ayudan al despegue de la cotización de EADS

La demora en la entrega del nuevo 747 oficializada por Boeing la pasada semana ha servido de impulso a las acciones de su competidor EADS.

No se trata de que EADS, compañía aeronáutica propietaria de Airbus, haya resuelto todos los problemas que le han llevado a acumular una caída en Bolsa del 9,5% en 2007, pero sí es cierto que su comportamiento en los mercados bursátiles ha dado un giro en las últimas semanas. Frente al mínimo del año, 19,82 euros del 17 de agosto, los títulos del grupo europeo se han revalorizado un 19%; además, su evolución ha seguido un camino dispar al de su competidor Boeing.

Desde que el fabricante estadounidense dejase caer a primeros de septiembre ante algunas compañías aéreas que la entrega de su avión comercial 787 Dreamliner iba a sufrir retrasos, la acción de la empresa que dirige Louis Gallois comenzó una cierta recuperación. Esa trayectoria se confirmó el pasado 10 de octubre, cuando ya Boeing anunció que el 787 iba a despegar seis meses después de lo previsto. Así, en estas cinco jornadas ha ganado un 6%.

Algunos analistas han destacado que el grupo norteamericano se está enfrentando ahora a unos problemas similares a los de EADS, que ayer entregó su primer A 380 a Singapore Airlines con varios meses de demora, y que esa situación explica la reacción de los inversores.

No obstante, estos acontecimientos discurren cuando está vivo el escándalo provocado por el posible uso de información privilegiada por parte de algunos de los grandes accionistas de EADS, como el grupo Lagardère. Las acusaciones se centran en la venta de grandes paquetes de acciones del constructor europeo ante las noticias de que iban causar una fuerte caída en Bolsa. En este contexto, de los analistas consultados por Bloomberg, un 43,33% aconseja comprar títulos de EADS, un 26,67% recomienda mantener y el 30% restante se decanta por vender.