Banca

La crisis de liquidez castiga a las cajas en el peor momento

Las cajas de ahorros han roto por primera vez una tendencia histórica. Han dejado de ser prestadoras en el interbancario para pasar a deudoras. En septiembre, mes en el que la crisis de liquidez tuvo su punto álgido, las cajas adeudaban 570 millones de euros.

La falta de liquidez de los mercados ha perjudicado a todas las entidades financieras. La desconfianza ha sido la tónica en los dos últimos meses. 'Nadie se fiaba de nadie. En septiembre, de hecho, ha habido sesiones en las que las entidades sólo prestaban en el interbancario a un día. Era difícil lograr financiación a tres o seis meses y, si se conseguía era a precios muy elevados', asegura el director de uno de los principales bancos españoles.

La situación parece que comienza a dar signos de moderarse, aunque la tensión en el interbancario seguirá hasta final de año, aseguraba el miércoles el consejero delegado de Banesto, José García Cantera. Según se van publicando los resultados de las distintas entidades financieras el mercado recuperará la confianza, algo vital para su funcionamiento, señalan todos los analistas consultados.

El director de un gran banco coincidía ayer con Cantera, aunque era un poco más pesimista. 'Las tensiones persisten, y seguirán varios meses, como mínimo hasta final de año'. También compartía la tesis de Banesto, explicada por su presidente, Ana Patricia Botín. Los altos tipos que se están aplicando ahora en el interbancario 'los bancos los trasladaremos al cliente encareciendo más los créditos, con diferenciales con el euribor por encima de, como mínimo, el 0,40%', añade este ejecutivo.

A septiembre, las cajas tenían una posición neta tomadora en el mercado de 570 millones de euros

Pero mientras todos esperan que la tormenta comience a amainar, los meses de agosto y septiembre quedarán grabados en la memoria de los responsables de todos los bancos del mundo, con un calificativo: pánico generalizado, cuyo origen se encuentra en la crisis de las hipotecas de alto riesgo (subprime) de Estados Unidos.

La sequía de liquidez en el interbancario ha llegado a tal extremo que las cajas de ahorros españolas, tradicionalmente prestadoras al resto de las entidades financieras, han pasado a tener una posición neta deudora de 570 millones de euros, según datos del Banco de España.

Es la primera vez en la historia que estas entidades de ahorro invierten su tendencia, reconocen en las propias cajas. 'Es una situación coyuntural. Lo lógico es que en octubre o noviembre las cajas vuelvan a su posición prestadora', asegura un alto directivo de una de estas instituciones.

En esos meses Caja Madrid ingresará en sus arcas unas sustanciosas plusvalías provenientes de la venta del 10% que poseía en Endesa. 2.340,5 millones de euros. La salida a Bolsa de Criteria, filial de La Caixa, también ayudará a subir los ingresos.

Desde 2002 el saldo neto en el interbancario de las cajas oscila entre los 2.000, 3.000 o incluso 4.000 millones de euros prestados. En agosto pasado esta cifra ascendía a 2.176 millones, es decir, 2.746 millones más que en septiembre.

Las entidades de ahorro buscan vías de liquidez

La tensión en el interbancario seguirá. Todos los expertos comparten esta idea. No así la fecha en la que puede terminar la tormenta. Unos hablan de final de año, otros de seis meses y los más, de un año. De momento, y según todas las entidades financieras consultadas, los préstamos entre instituciones sólo se realizan a un día. 'Es muy raro que se preste a plazos de tres meses, y menos a seis. Los bancos prefieren renovar sus posiciones diariamente', afirma un ejecutivo de un gran banco. Las entidades están prestando a un día a tipos del 3,70% ó 3,80%, ligeramente inferiores al 3,99% de media aplicado en septiembre. Aunque en los primeros días de ese mes se llegó a superar el 4,5%, recuerda un operador. A tres meses, sin embargo, el diferencial es tan amplio con respecto a los tipos a un día, que 'inevitablemente demuestran que la tensión se mantiene. No son lógicas diferencias tan grandes en un momento en el que se sabe que el BCE no va a subir tipos', insiste otro ejecutivo financiero. A tres meses se están cruzando las operaciones al 4,75%.

Pero mientras se relajan las tensiones, todas las entidades buscan nuevas vías de financiación. Y sobre todo las cajas, hasta ahora siempre con exceso de liquidez.

Todos los expertos, e incluso, el propio presidente de la CECA, Juan Ramón Quintás, les ha recomendado en varios foros que titulicen o emitan bonos que cuenten como activos de garantía adecuados (conocidos como colaterales) para que el BCE o el Banco de España les facilite liquidez en el futuro. Las cajas aportarían como aval estas emisiones. Ahorro y Titulización, gestora de la CECA y Ahorro Corporación, emitirá bonos por 2.950 millones de euros garantizados por los créditos hipotecarios concedidos por 17 cajas. Su objetivo es asegurarse liquidez para un futuro.

Los bancos españoles son ahora prestamistas

Se han invertido las tornas. También por primera vez los bancos nacionales han dado un giro y su posición deudora en el interbancario se ha transformado en prestadora. A septiembre, los bancos españoles habían dejado a otras entidades 148 millones de euros. æpermil;sta es la diferencia entre lo que entregan y lo que toman en el interbancario. Un mes antes, justo cuando se inició la crisis de liquidez, su posición era la tradicional: adeudaban 1.852 millones. Si se contabilizan los bancos extranjeros que operan en el país, la posición, sin embargo, vuelve a ser de tomadores de financiación. Debían 1.513 millones. De cualquier forma, esta es la cifra más baja registrada en las estadísticas del Banco de España. 'Ante la situación de sequía los grandes bancos han contribuido a facilitar liquidez en el mercado', asegura un alto ejecutivo del sector financiero.