Opa

La emisión de deuda subordinada del Santander podría llegar a los 6.500 millones de euros

El importe de la emisión de deuda subordinada que tiene prevista hacer este año el Banco Santander enmarcada en la compra del holandés ABN Amro, podría llegar a los 6.500 millones de euros, según señalan operadores del mercado.

Esta emisión de deuda subordinada tendría un volumen de 3.000 millones de euros, más 3.000 millones de dólares y otros 1.000 millones de libras, lo que supone una cifra total que supera los 6.500 millones de euros.

Los analistas de Ahorro Corporación destacan que ¢a pesar del encarecimiento de la deuda tras la crisis de los mercados de crédito, se trata de una noticia positiva porque permitirá al Santander reducir el importe final de la ampliación de capital para situarlo en el rango de 2.700-4.000 millones de euros frente a los 4.700 millones de euros inicialmente previstos¢.

Después de haber colocado reciente una emisión de bonos convertibles en acciones por 7.000 millones de euros, el Banco Santander tiene previsto realizar antes de que acabe el año una ampliación de capital y una emisión de deuda subordinada para financiar la compra del banco holandés y, según explicaron fuentes del mercado, recomponer ratios de capital tras estas operaciones.

SANTANDER 2,67 1,10%

El Santander, el Royal Bank of Scotland (RBS) y el belga-holandés Fortis declararon ayer ¢incondicional¢ su oferta por el ABN Amro, lo que los convertirá en dueños del banco el próximo 17 de octubre tras el éxito que ha tenido entre los accionistas de la entidad holandesa la oferta del consorcio, que lo valoraba en 71.000 millones de euros.

Inicialmente al Santander le correspondería pagar unos 19.900 millones de euros, a Royal Bank of Scotland 27.200 millones y a Fortis, 24.000 millones, si bien uno de los activos que interesaban al banco español, la financiera holandesa Interbank, fue vendida este verano por ABN a Crédit Agricole, lo que supondría tener que desembolsar unos 210 millones menos.

Para la compra de activos del ABN que corresponden a Santander, el brasileño Real y el italiano Antonveneta, la junta de la entidad aprobó este verano emitir acciones por un equivalente de unos 4.000 millones y la ya realizada emisión de obligaciones convertibles.

El resto de la inversión se financiará con mecanismos de ¢optimización de balance¢, incluyendo un aumento del apalancamiento del capital base de la entidad resultante, la aceleración de planes de titulización y disposiciones de activos.

Así, se destinan a la compra fondos logrados en desinversiones en San Paolo (con plusvalías de 560 millones), y de la venta de su negocio de fondos de pensiones en Latinoamérica, por más de 950 millones, así como los 1.400 millones de euros que se lograrán en plusvalías vendiendo sus inmuebles en España para después permanecer en los edificios en régimen de alquiler.

Según fuentes financieras, a pesar de que ¢está casi cerrada¢ la venta de tres de los cinco lotes en los que se han dividido los inmuebles a la sociedad de Amancio Ortega Ponte Gadea, la operación ¢aún no se ha cerrado¢.

Estos lotes incluyen, entre otros activos, 11 edificios singulares, incluyendo el ubicado en el madrileño Paseo de la Castellana y emblemáticos inmuebles en Barcelona, Zaragoza, Valladolid, Mallorca, Bilbao, Oviedo, Valencia, Sevilla y Málaga, hasta un total de 86.000 metros cuadrados.

Esta parte de la venta podría quedar cerrada la próxima semana, mientras que la decisión sobre los otros dos lotes, que incluyen la ciudad financiera de Boadilla del Monte y más de 1.200 oficinas, previsiblemente no se tomará hasta mediados de noviembre.