Reportaje

Poner el primer pie en la sobreprotegida banca china

Entrar en el mercado bancario chino por cuenta propia, a través de una participación en un banco hongkonés o de uno chino, o bien una mezcla de estas modalidades son las estrategias a las que optan los bancos españoles y extranjeros en sus procesos de internacionalización. El sector financiero chino sigue dominado por los cuatro grandes bancos públicos, que reúnen un 51% del total de activos bancarios, según cifras de finales de 2006.

Con la experiencia acumulada, y dada la dificultad de crecer en China, muchos han comenzado a establecer alianzas estratégicas con bancos locales o a comprar participaciones para desembarcar en China: desde el HSBC en el Bank of Communications, al BBVA en China CITIC Bank.

¢El tema (de entrar por Hong Kong o por China) no es tan sencillo¢, dijo Manuel Galatas, responsable del BBVA para Asia. ¢Lo que el mercado y nosotros esperamos es que en los próximos años haya una mayor conjunción financiera y de mercados entre Hong Kong y China, a pesar de que subsistan diferencias regulatorias¢.

¢Una estrategia no invalida la otra¢, apuntó.

Desde la entrada de China en 2001 en la Organización Mundial del Comercio y la consiguiente apertura de su sector bancario, completada en diciembre de 2006, numerosos bancos extranjeros han buscado las mejores vías de introducirse en el prometedor mercado.

Pero el sector financiero chino sigue dominado por los cuatro grandes bancos públicos, que reúnen un 51 por ciento del total de activos bancarios (según cifras de finales de 2006), si bien ya han perdido el 3 por ciento de su cuota de mercado desde 2004.

Según la Comisión Reguladora de Banca de China (CBRC), la presencia de bancos extranjeros en china se reducía el año pasado a 208 sucursales y 241 oficinas de representación.

A finales de 2005 los bancos extranjeros no representaban más de un 1,89 de los activos bancarios chinos, y los que contaban con mayor presencia de sucursales eran: los británicos HSBC y Standard Chartered; los hongkoneses Bank of East Asia y Hang Seng Bank; y el estadounidense Citigroup (todos con entre 10 y 20 sucursales).

Asociarse es la alternativa

Pero diversos analistas (que declinaron ser identificados) sostuvieron que la estrategia de La Caixa, cuya corporación financiera Criteria ha comprado una participación del 4 por ciento en el hongkonés BEA, ¢es más prudente¢, ya que ¢Hong Kong tiene una base legal asentada y unos cimientos muy sólidos¢.

El BEA, con 14 sucursales y 26 sucursales auxiliares en China, espera operar una red superior al centenar de oficinas para 2010, tras la incorporación de su subsidiaria china ¢BEA (China)¢, avanzó su presidente David Li en abril.

Becky Merrett, responsable de comunicación de la agencia gubernamental hongkonesa Invest Hong Kong señaló a Efe que es ¢el bajo riesgo, la transparencia y un mercado accesible a través del cual desarrollar una estrategia de negocio con China¢ lo que atrae a muchos bancos internacionales a Hong Kong.

¢Asociarse con un banco de Hong Kong o uno de China a menudo depende de qué perfil de riesgo esté buscando el banco extranjero¢.

Hong Kong no es China

Manuel Galatas, cuyo banco compró una participación del 4,83% de CITIC y un 15% en Citic International Financial Holdings, a finales de 2006, se mostró rotundo: ¢no por el hecho de entrar en Hong Kong se entra en China¢.

¢De ese negocio tan serio que se está produciendo en China, hacerlo mediante un banco que no es chino es quedarse con las migajas¢.

Si bien no negó que ¢desde el punto de vista de claridad, transparencia y normativa Hong Kong es un mercado maduro y China no¢, afirmó que ¢no por eso va a dejar de invertirse en China¢.

¢Vemos lo que está pasando, cuáles son los problemas regulatorios, de gestión, de transparencia, de riesgos. Esa percepción, invirtiendo en un banco de Hong Kong, es imposible, porque al final, un banco de Hong Kong es un banco 'occidental¢, apostilló.